Mexicano propone hábitat en luna de Júpiter, NASA lo premia

Redacción

El joven Jonathan Sánchez fue seleccionado para participar en un concurso y programa educativo de la NASA, decidió organizar una rifa de su vocho modelo 1973 para poder costearse el viaje.

De acuerdo a Verne, el joven mexiquense de 19 años viajó a Houston (Texas), donde participó en el "Air and Space International Program", el pasado 4 de noviembre y obtuvo el segundo lugar otorgado por la Agencia Espacial estadounidense.

Sánchez es estudiante de ingeniería aeronáutica en la Universidad Politécnica Metropolitana de Hidalgo.

Su proyecto propone el establecimiento de un hábitat en Europa, una de las 69 lunas de Júpiter.

Sánchez otorgó una entrevista a Verne y reveló de manera general las bases de su proyecto.

Al ser Europa un cuerpo celeste donde abunda el hielo, él propuso generar energía mediante un proceso químico llamado electrólisis.

“Con este proceso se puede separar el hidrógeno, que al combinarse con energía nuclear serviría para alimentar a los rovers de exploración y para el funcionamiento de una colonia con nuestros primeros astronautas, afirmó Sánchez.

La estancia del joven en la NASA fue de siete días donde el estudiante de tercer semestre también trabajó con un equipo en el posible establecimiento de un sistema que permitiría a la Tierra comunicarse con dicha colonia. Además calcularon cómo trazar la ruta a Europa y reducir el costo del combustible.

De acuerdo a los cálculos de compañías como SpaceX, de Elon Musk, la primera travesía al planeta rojo tripulada por personas podría hacerse en 2024, y tendría una duración de entre seis y nueve meses.

Sánchez aseguró que hay tecnologías desarrollandose para crear cohetes que reducirían enormemente el tiempo del viaje a Júpiter y recordó el proyecto del exastronauta costarricense Franklin Chang Díaz, fundador de la empresa Ad Astra Rocket, quien actualmente trabaja en alianza con la NASA en la creación de un motor de plasma y precisó que cuando esta herramienta exista, la travesía hacia el planeta más grande del sistema solar podría ser factible.

En el concurso participaron 45 estudiantes de todo el mundo, donde también los jóvenes escucharon conferencias, hicieron talleres y experimentaron por unos días cómo es el entrenamiento de los astronautas.

Sánchez contó que una de sus actividades preferidas fue pilotear una avioneta sobre Houston, lo que hizo con la supervisión de un instructor.

Con alegría Sánchez narró que desde muy pequeño sintió una curiosidad particular por las estrellas. En sus cumpleaños pedía que le regalaran telescopios y siempre quería ver documentales sobre el espacio, ya en la secundaria participó en un concurso de robótica y en la preparatoria ganó el primer lugar en un concurso estatal de física.

"Eso me motivó y me dio esa hambre por seguir un camino en la ciencia", resaltó.

Por ultimo detalló que lo que más disfrutó de su experiencia en Houston fue la posibilidad de "explotar el conocimiento al máximo".

A su regreso a México recibió una invitación para unirse a un equipo del Instituto Politécnico Nacional que diseñará un satélite pequeño.

Jonathan Sánchez tiene claro que quiere continuar sus estudios de maestría y doctorado en manufactura aeronáutica, y dice que una de las posibilidades que ha contemplado es hacerlo en Rusia y que su sueño más grande es llegar a establecer una agencia espacial en México que diseñe y fabrique su propia infraestructura espacial.

“Me gustaría que nuestro país no solo comprara los satélites, sino que también aquí los diseñemos, los construyamos y los pongamos en órbita”, concluyó.