Detonan bomba en aula de universidad de Afganistán; hay 23 heridos

Redacción

 Al menos 23 estudiantes resultaron heridos, en su mayoría mujeres, en un atentado con bomba perpetrado este martes en un aula de una universidad en Ghazni, capital de la provincia homónima, en el sur de Afganistán.

La explosión se produjo hacia las 9:40 hora local (5:10 GMT) mientras se impartía una clase en la Facultad de Literatura en la Universidad de Ghazni, informó a Efe el portavoz del gobernador provincial, Arif Noori.

Hasta el momento se han contabilizado 23 estudiantes heridos por la detonación de un artefacto explosivo improvisado (IED, por sus siglas en inglés), dijo a Efe el portavoz de la Policía de Ghazni, Ahmad Khan Sirat.

"Lamentablemente, la mayoría de los heridos en este ataque terrorista son mujeres", precisó.

El portavoz del gobernador provincial había adelantado horas antes que de acuerdo con la investigación inicial, los explosivos habían sido introducidos "en el interior de la clase".

"Algunos estudiantes vienen de áreas remotas e inseguras de la provincia de Ghazni, donde tienen contacto con insurgentes y creemos que podrían estar detrás de la explosión", sostuvo Noori.

Según la fuente, en el pasado habían detenido ya a algunos alumnos por vínculos con insurgentes.

Ningún grupo armado ha reivindicado todavía la autoría del atentado.

El principal portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, se desvinculó del ataque y lo condenó "de manera enérgica".

"Atacar instituciones educativas va en contra de los principios islámicos y humanitarios", sentenció el portavoz talibán en su cuenta de Twitter.

Este ataque se produce después de que este lunes se cumplieran 18 años del inicio oficial de la guerra estadounidense en Afganistán, en una jornada en la que otro atentado con bomba contra un autobús de reclutas del Ejército en el este afgano causó diez muertos y 27 heridos, en su mayoría civiles.

La violencia en el país continúa a niveles elevados, siendo los civiles uno de los sectores de la población más afectados.

Según la Misión de la ONU en Afganistán (UNAMA), en la primera mitad del año murieron 1.366 civiles y 2,446 resultaron heridos.

Los grupos opuestos al Gobierno afgano causaron el 52% de las víctimas, debido sobre todo al uso de artefactos explosivos, que representan el 28% del total, con 206 muertos y 859 heridos.

Con información de La Silla Rota