• Seguridad

Deja enfrentamiento armado 11 muertos en Michoacán

  • E-consulta
El gobierno federal no les falló a las autodefensas, sostuvo Alfredo Castillo, comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Mic

Un enfrentamiento entre presuntos integrantes de un grupo criminal y efectivos federales y del Ejército mexicano dejó un saldo de 11 muertos, todos civiles, 2 policías federales heridos y 44 detenidos.

Diferentes versiones sembraron dudas sobre los hechos, el número de muertos y la manera en que fueron abatidos.

De acuerdo con una nota del periódico Reforma, algunos testigos aseguran que varias de las víctimas fueron ejecutadas extrajudicialmente por policías federales.

El comisionado para Michoacán, Alfredo Castillo, explicó que en dos incidentes diferentes murieron 9 personas.

En la madrugada, en un operativo en el que participaron soldados y policías federales fue desalojado el Palacio Municipal de Apatzingán, que tenían en su poder desde el 22 de diciembre hombres armados a los que Castillo identificó como "grupos de interés".

Sin embargo, autodefensas relacionadas con la agrupación criminal Los Viagras habían reivindicado dicha ocupación.

Castillo dijo que en el desalojo fueron detenidos 44 individuos e incautados autos que habían robado. Añadió que una persona que huía en el desalojo fue atropellada, sin identificar al responsable del homicidio.

Posteriormente, poco antes de las 8:00 horas, cuando eran trasladados los automóviles incautados al corralón, "un grupo armado pretendió enfrentar al Ejército para recuperar los vehículos y se dio un enfrentamiento entre el grupo armado y las Fuerzas Armadas", dijo Castillo tras asegurar que en la refriega murieron ocho.

Un testigo, cuya identidad fue autentificada por el diario Reforma, pero que pidió anonimato por razones de seguridad, reveló que por lo menos tres personas fueron ejecutadas cuando se habían rendido, que tenían las manos en la nuca e iban desarmadas.

"Uno de los ocupantes bajó y se puso de rodillas con las manos en la nuca; dijo que no tenían armas y suplicó a los federales que no dispararan, pero cayó muerto de tres balazos que hasta retumbó cuando se escucharon", narró el informante.

Conforme una revisión de las fotografías difundidas de los saldos de la refriega, se contabilizaron 11 personas muertas y no 9, como dijo el comisionado. Inclusive, aparecen perfectamente alineadas. Una de ellas tiene a un lado un fusil y repartidos tres cargadores, pero de un arma diferente.

Para el comisionado Castillo, la violencia en Michoacán "ya no obedece a una cuestión de seguridad pública, sino de conflictividad social".

Entrevistado vía telefónica, el testigo contó que agentes federales mataron a un grupo de personas en Avenida Constitución, en el Centro de la ciudad, tras el operativo federal para desalojar la sede Ayuntamiento.

Indicó que poco antes de las 8:00 horas, dos camionetas particulares fueron alcanzadas por los federales y los elementos les apuntaron con sus armas de cargo.

"¡No disparen!", gritaron desde los vehículos las ahora víctimas, dijo el testigo.

"Lo que vi no se le puede llamar enfrentamiento porque los civiles no estaban armados; eran civiles que, si acaso, tenían un bat o palos, una persona se bajó de una camioneta y suplicó a los azules (federales) que no dispararan, que no tenían armas. Los civiles nunca dispararon, por eso no es un enfrentamiento", explicó.

"Los venían persiguiendo, eran una camioneta gris y una negra y le dieron alcance los federales, cuatro vehículos de los azules (policías), se bajaron y los rodearon. Yo vi todo desde el principio y vi que los civiles nunca tuvieron un arma en sus manos", insistió el testigo.

Oriundo de Apatzingán y vecino del centro de esa ciudad, el testigo indicó que salió temprano de su casa a comprar material de construcción y al caminar sobre la avenida Constitución Norte, por la Plaza de la Cultura, se topó con la persecución.

"Yo vivo a dos calles de ahí, vi todo, a uno que ya se había rendido le metieron tres balas, pero eran balazonones, pum pum pum, se dobló, eran como unas cuatro camionetas de los azules (policías federales), después unas dos camionetas de los militares llegaron, luego ya no supe qué pasó; me fui por miedo", reiteró.

Tras el operativo para desalojar la Alcaldía de Apatzingán, circularon en redes sociales fotografías en la que se observan al menos 11 cuerpos de personas muertas junto a dos camionetas sobre la avenida Constitución.

Cuatro de las personas ejecutadas, entre ellas dos mujeres, aparecen en una fotografía, juntas y abrazadas. Uno más joven yace bocarriba a medio metro sin un huarache.

En otra imagen, cinco hombres figuran abajo de un vehículo, con una escopeta, tres cargadores y tres cartuchos percutidos cerca de los cuerpos.

Y en una más, se aprecia otro cuerpo sobre un charco de sangre a unos tres metros de una de las camionetas.

Entre los muertos, aseguraron usuarios en redes sociales, se encuentra un menor apodado "El Chilillo", que presuntamente trabajó para el grupo criminal conocido como Los Viagras.

Dice Castillo que no les falló a las autodefensas

Alfredo Castillo, comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, aseguró que puede ver a la cara a Manuel Mireles e Hipólito Mora, fundadores de las ex autodefensas, y decirles que “no les fallé”.

En entrevista con Carlos Puig para Milenio Televisión, el funcionario expresó que Mireles “se sintió caudillo” y, aunque votó por la institucionalización de los autodefensas, pretendió hacer justicia por la vía civil a través de las armas, por lo que aseguró que “eso no tiene que ver conmigo ni con el secretario de Gobernación”.

“Mireles está en la cárcel porque violó la ley y desafió al Estado, y cuando fue detenido tenía armas de fuego”, explicó según la nota publicada por el diario Milenio.

Afirmó que ambos líderes de las ex autodefensas fueron puestos a disposición de un juez para que esclarecieran sus casos, pero no ofrecieron pruebas en los términos constitucionales. 

Por la mañana, en conferencia de prensa, Castillo rechazó que haya fracasado la estrategia de seguridad en Michoacán.

Dijo que a partir de la incursión federal en Michoacán, los grupos del crimen organizado se pulverizaron, lo que los hizo más peligrosos, aunque no más poderosos.

Resaltó que la entidad tiene una dinámica delincuencial como la del resto del país, pero que está en “completa calma”.

Anunció, además, la depuración de la Fuerza Rural para transitar a la Fuerza Ciudadana con “los mejores elementos”, pero precisó que “depurar no significa fracasar”.

Asimismo, dijo que “la misión se cumplió”, porque se evitaron derramamientos de sangre entre civiles. “Hay personas que dicen: ‘estrategia fallida’. Yo diría que no”, manifestó.

Agregó que como los Cascos Azules de la ONU, las Fuerzas Federales llegaron a evitar una guerra. Detalló respecto de la depuración de la Fuerza Rural que 5 mil 288 personas han solicitado informes de Fuerza Ciudadana.

Negó que haya sido el gobierno federal el que armara a los autodefensas, ahora integrantes de la Fuerza Rural. “Ellos estaban armados, lo que nosotros hicimos fue un registro de armas, el tener huellas balísticas, el tener ADN de ellos, el tener un control y tal control existió”.

Señaló que solo en 2014 ingresaron a la cárcel casi 9 mil personas, mientras el año previo se contó solo a dos mil 800 y que en el estado “la gente hace su vida normal.

Respecto al enfrentamiento del pasado 16 de diciembre entre los grupos de Hipólito Mora y Luis Antonio Torres, El Americano, comentó que se trató de una “bravuconería” y que por ello ambos deben estar arrepentidos.

Detalló que hay cuatro personas que fallecieron en un enfrentamiento directo, entre ellos el hijo de Mora, quien disparó y “dejó prácticamente agonizante” a El Gringo y éste a su vez lo privó de la vida.

Manifestó que él no hizo nada para evitar ese choque, porque “nadie puede hacerla de nana de alguien para hacer que se porte bien o que haga lo correcto. Ellos saben que tienen un código que cumplir”.

El comisionado aseguró en entrevista con Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula que de las declaraciones ministeriales recabadas hasta el momento, se desprende que fue el grupo de Mora el que inició la agresión en La Ruana, en lo que podría considerarse como una “emboscada” contra El Americano.

Explicó que la afrenta entre miembros de la Fuerza Rural inició debido al retén que el grupo de Mora había instalado en La Ruana, en donde un día antes del enfrentamiento impidieron el paso de El Americano, y que ante su amenaza de “pasar”, la gente de Mora se preparó para un enfrentamiento con armas.

Abundó que aunque tiene “buena relación” con Hipólito “no puedo permitir que dé una versión que está fuera de la realidad y si él dice que es así pues que la pruebe”. Dijo que a excepción de Apatzingán y Buenavista, “en los otros municipios no tenemos problemas”.

Respecto a la versión de que Mora repelió la agresión, sostuvo que “hay 114 declaraciones ministeriales, 201 pruebas periciales, ubicación de cuerpos, rigidez cadavérica, y gente de El Americano con disparos a 60 cm” que demuestran lo contrario.

Versión para impresión