• Política

Coinciden PRI, PRD y PAN en hacer cambios fiscales

  • E-consulta
Es necesario revisar los aspectos de la reforma fiscal vigentes que limitan el crecimiento, la inversión y el empleo

Las tres principales fuerzas políticas representadas en el Senado, PRI, PAN y PRD, se pronunciaron por realizar modificaciones a la reforma fiscal, que promovió el presidente Enrique Peña Nieto y que aprobó el Congreso de la Unión en diciembre de 2013.

Por separado, los coordinadores parlamentarios Emilio Gamboa Patrón (PRI), Fernando Herrera Ávila (PAN) y Miguel Barbosa Huerta (PRD), coincidieron en señalar que se requiere modificar la política tributaria vigente, a fin de reactivar la economía del país.

Ayer, el líder de los senadores panistas, Fernando Herrera Ávila, anunció que su bancada presentará una contrarreforma en materia fiscal, para revertir el “agresivo” régimen tributario.

En entrevista, el líder parlamentario señaló que el Ejecutivo federal, en un acto de responsabilidad y prudencia, debe realizar ajustes a la reforma fiscal que entró en vigor desde el año pasado y que está impactando a los que menos tienen.

“La responsabilidad local obliga a la prudencia, a escuchar lo que demanda el sector productivo del país y ellos deben de reconocer que se equivocaron y deben reconocer que se tienen que hacer cambios. (…) lo que se requiere para que el país avance, es que el sector productivo tenga alicientes para invertir, que no sea sujeto de presiones, de persecuciones por un Fisco agresivo que le cargue a pocos lo que debe ser una contribución de todos”, señaló según una nota del periódico 24 Horas.

En tanto, su homologo por el PRD, Miguel Barbosa Huerta, coincidió en que la “delicada” situación de las finanzas nacionales obliga a los poderes  Ejecutivo y Legislativo a modificar la reforma hacendaria, que demostró no ser suficiente ni eficaz.

El líder de los legisladores perredistas sostuvo que el esquema de recaudación debe ser actualizado, porque si bien es necesario captar recursos, esto no debe ser a costa de la prosperidad y del crecimiento.

“La delicada situación de las finanzas nacionales obliga a una reacción oportuna, pertinente y contundente. La reforma hacendaria que se aprobó en 2013, hay consenso en que no fue suficiente ni eficaz (…) nosotros vamos a estar por la reforma de la reforma, vamos a analizar junto con todas las fuerzas políticas y el gobierno federal el proyecto (de paquete económico) que hará llegar el gobierno federal, a través de la Secretaría de Hacienda, sobre estas reformas”, afirmó.

Ambas posturas se dan en el marco de las expresiones hechas por el líder del PRI en la Cámara alta, Emilio Gamboa Patrón, quien en días recientes reconoció la necesidad de modificar la reforma fiscal, aunque pidió que ese ajuste se realice con responsabilidad y sin populismos.

“Nosotros hemos estado platicando entre senadoras y senadores que a lo mejor tiene que haber ajustes a las leyes fiscales, pero con una profunda responsabilidad (…) no vamos a tomar decisiones irresponsables, que no tengan solidez financiera. No a la demagogia, hay un populismo en el país actualmente, que lo único que podría es condenar a la pobreza y a la desigualdad más grande en este país”, expresó.

Ese día, el todavía presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) reveló que platicó con su bancada sobre los probables cambios al paquete fiscal, para lo cual aprovecharán la asistencia del secretario de Hacienda, Luis Videgaray, en la plenaria del PRI en el Senado el próximo 28 de agosto para analizar los temas en que puede flexibilizarse el paquete fiscal.

Gamboa adelantó que no habrá aumento de impuestos para este año, pues fue un compromiso del titular de Hacienda y se tiene que respetar.

Cabe recordar que el propio Videgaray refrendó la disposición del Ejecutivo federal para iniciar un proceso abierto, constructivo y de diálogo con las fuerzas políticas y los distintos representantes de la sociedad, para valorar posibles modificaciones a la reforma fiscal.

Por su parte, el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP) se pronunció en favor de modificar algunos conceptos de la reforma fiscal y renovar el Acuerdo de Certidumbre Tributaria, a fin de estimular la actividad económica.

El presidente del IMCP, Leobardo Brizuela Arce, afirmó que a través de los impuestos se puede activar el deterioro actual de la economía mexicana, pero para ello es necesario revisar los aspectos de la reforma fiscal vigentes que limitan el crecimiento, la inversión y el empleo.

Dijo que aunque el gobierno federal se comprometió a no aumentar impuestos hasta 2018, como parte del Acuerdo de Certidumbre Tributaria, también se aclaró que se mantendría vigentes en la medida que la economía estuviera estable.

“No tenemos una economía estable como para señalar que no podemos modificar los impuestos”, añadió el directivo según otra nota del periódico Crónica.

Se incrementa corrupción en el SAT

La corrupción en el Servicio de Administración Tributaria (SAT) presentó, en el primer semestre del 2015, el nivel más alto de los últimos 10 años, revelan documentos del organismo. Desde hace una década se da seguimiento al tema de la honestidad mediante el índice general de percepción de corrupción, que se elabora con datos del SAT y de la Secretaría de Hacienda.

De acuerdo con otra nota del diario La Jornada, un informe de la dependencia reconoce que el indicador de percepción de la corrupción a su interior alcanzó en el primer semestre del año 30.8 puntos porcentuales y sólo puede compararse con el 30.3 por ciento registrado en 2011. Pero la percepción de corrupción en los primeros seis meses de este año representa un incremento de 1.3 puntos porcentuales respecto de 2014, y de 5.9 por ciento si se le compara desde el 24.9 por ciento de 2013.

De acuerdo con reportes oficiales del SAT entregados a la Secretaría de Hacienda, su cabeza de sector, durante los primeros seis meses de este año se presentaron ante el Ministerio Público Federal (MPF) 51 denuncias en contra de empleados del organismo de quienes se sospechaba cometían actividades corruptas. En el mismo periodo, el órgano interno de control (OIC) del SAT investigó a otros 165 trabajadores sobre quienes pesaba también la presunción de actos ilícitos.

En total fueron 216 investigaciones, las cuales por su número presentan una caída de 13.25 por ciento respecto del total de 249 registradas en 2011 (22 denuncias presentadas ante el MPF y 249 ante el OIC).

Según los documentos oficiales, los principales delitos en que incurrieron los funcionarios del SAT, en orden de importancia de acuerdo con el número de denuncias ante el MPF, son: cohecho; uso de documento falso, equiparable a contrabando; uso de documento falso y fraude; acceso ilícito a sistemas y equipos informáticos; ejercicio indebido del servicio público y falsificación de documento. Además de esas acusaciones, el OIC del SAT incluyó en sus investigaciones causales de responsabilidad administrativa.

Versión para impresión