• Economía

Contribuyentes salvaron las finanzas ante el descenso de ingresos petroleros

  • E-consulta
La recaudación fue $247 mil millones superior a lo previsto, ante caída de precios del petróleo.

Los más de 40 millones de contribuyentes que se tienen registrados en el Servicio de Administración Tributaria (SAT) han salvado las finanzas públicas de la caída de ingresos por la baja de precios del petróleo; ellos han dado la cara por México, afirmó el jefe del organismo recaudador, Aristóteles Núñez Sánchez, quien puntualizó que hasta julio pasado la recaudación de los causantes fue de 247 mil millones de pesos por arriba de lo estimado.

Luego de inaugurar el segundo Foro Internacional de Tributación Digital 2015, el funcionario se manifestó esperanzado de que para 2016 la situación se mantenga, es decir, que no baje la recaudación pese al difícil entorno económico mundial.

No obstante que el crecimiento no ha sido conforme a lo esperado, traemos poco más de 20 por ciento más en el caso de la recaudación tributaria. Eso representa 247 mil millones de pesos más de lo que se había programado en la Ley de Ingresos de la Federación a julio de 2015. Eso, hay que reconocerlo, es porque los contribuyentes mexicanos están pagando sus impuestos y están permitiendo aminorar la caída de los ingresos petroleros. Afortunadamente los contribuyentes están dando la cara por México, destacó Núñez Sánchez.

Al preguntarle sobre las modificaciones fiscales que podrían aplicarse el año entrante para apoyar la planta productiva del país, el funcionario dijo que todavía se encuentra en análisis como parte del paquete económico que se presentará al Congreso de la Unión a más tardar el 8 de septiembre.

Sin negar que se busque aplicar apoyos o estímulos fiscales, el jefe del SAT dijo que en caso de llegarse a proponer se haría sobre la base de mantener finanzas públicas sanas.

Tenemos la premisa de cuidar las finanzas públicas ante un entorno económico mundial muy complicado, y lo primero que tenemos que hacer es asegurar que los ingresos del país permitan mantener unas finanzas públicas sanas, que no se ponga en riesgo la estabilidad macroeconómica, y que tampoco afecte la economía de las familias. El ejercicio que se está haciendo es no afectar la fuente de ingresos del país, porque eso afectaría la economía de las familias.

En otro orden, Núñez Sánchez comentó que a partir de septiembre el organismo a su cargo comenzará a intercambiar información sobre cuentas o inversiones de ciudadanos de Estados Unidos y México, con el fin de determinar si han cumplido correctamente con el pago de los impuestos generados por rendimientos de esos recursos, que en el caso estadunidense sería a partir de 50 dólares anuales acumulados en promedio y desde 10 dólares en el caso de los mexicanos con inversiones o cuentas en aquel país.

http://www.jornada.unam.mx/2015/08/26/economia/026n2eco

Versión para impresión