• Estado

Sepelio del primer resto identificado en fosa de Colinas de Santa Fe

  • Miguel Ángel León Carmona
Tras cuatro años de búsqueda, Huesca Barradas fue devuelto a su lugar de origen, Palmas de Abajo, Actopan.

Actopan, Ver. – “Pedro Huesca fue un héroe; enfrentó a la maña como fiscal, para poner un poco de justicia en Veracruz, pero desgraciadamente le costó la vida. Es el primer hijo que el Colectivo Solecito regresa a su casa, el primero de 244 que hemos exhumado de Colinas de Santa Fe, un predio donde creemos que reinó el diablo”.

Son las frases que desprenden allegados a Pedro Huesca Barradas, quien en vida fungió como exagente del Ministerio Público Especializado y estuvo adscrito al programa Veracruz Seguro. Él y su oficial secretario Gerardo Montiel habrían sido privados de su libertad por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSP) el 15 de abril de 2013 en el municipio de La Antigua, a 35 kilómetros del Puerto de Veracruz.

Con base en la declaración de dos detenidos, vinculados a un grupo de la delincuencia organizada, los exoficiales fueron asesinados y posteriormente inhumados en un terreno baldío anexo al fraccionamiento Colinas de Santa Fe, ubicado en la ciudad de Veracruz.

Tras siete meses de trabajo empírico por parte de madres y padres del colectivo Solecito, fueron halladas 126 cavidades clandestinas que ocultaron por al menos cuatro años un total de 244 cadáveres.

El caso de los ex elementos de la extinta Procuraduría General de Justicia (PGJ) es investigado por delito de desaparición forzada. Sin embargo, los integrantes del colectivo Solecito advierten que en el predio se habrían cometido crímenes de manera sistemática, pues en su mayoría, los cuerpos fueron enterrados en bolsas de plástico, con características similares de exterminio.

El pasado 17 de enero, la FGE informó que, derivado de investigaciones antropológicas, dos osamentas encontradas a orillas de una laguna en Colinas de Santa Fe correspondieron a Gerardo Montiel y Pedro Huesca.

Tras cuatro años de búsqueda, Huesca Barradas fue devuelto a su lugar de origen, Palmas de Abajo, Actopan, Veracruz; un pueblo apartado de la mancha urbana donde el finado creció “ordeñando vacas, nadando en arroyos con sus amigos, montando en burro o a caballo. Aquí se enseñó a ser un hombre de bien”, cuenta su madre, Griselda Huesca Barradas, para E- Consulta Veracruz

“Ya estás en casa, Pedro”

Son las 17 horas en Palmas de Abajo, una tercera campanada anuncia el funeral de Pedro Huesca en el panteón de la comunidad. Como si se tratara de una peregrinación, los lugareños salen a las calles a despedir al ex fiscal veracruzano, uno de las cinco mil que desaparecieron entre 2010 y 2016, según datos oficiales.

El féretro de cedro es cargado por ocho madres, todas compañeras del Colectivo Solecito. El contingente avanza y algunos habitantes desde sus hogares se levantan los sombreros de cuero en señal de respeto.

Los ausentes en el cotejo fúnebre son los elementos de la Fiscalía, no hay patrullas custodiando a los familiares; las víctimas indirectas caminan solas hasta el camposanto. La única seña de la FGE es un adorno con rosas rojas, que en su centro se lee con letras mayúsculas, “Mtro. Jorge Winckler Ortiz (Fiscal General de Veracruz)”.

“El mismo Winckler anunció a Colinas de Santa Fe como la fosa clandestina más grande de Latinoamérica, pero hoy no está presente con los familiares, no vino nadie en su representación y su ausencia no se justifica con un arreglo floral. El señor piensa que es un abogado de un corporativo y no el Fiscal de Veracruz”, fustigó Lucía de los Ángeles.

La gente ha llegado hasta el nicho donde descansará Huesca Barradas; en su pueblo, en una capilla custodiada por La Virgen de Guadalupe y esta vez rodeado de rosas y veladoras aromáticas.

A pesar del sitio lúgubre, no hay llanto en los familiares del ex fiscal, por el contrario, a Pedro lo despiden con aplausos. “Ya estás en casa, hijo”, exclama su madre, Griselda Huesca mientras santigua el sepulcro de su primogénito.

“Yo les digo a las madres que no pierdan la fe, cuando se llevaron a Pedro dije que encontrarlo sería dar con la aguja en el pajar. Sigan buscando, los milagros existen. Conforme no estoy, yo lo quería encontrar vivo, pero moriré sabiendo que lo recuperé”, exclama la madre con el rostro sereno, una lágrima se entromete en el momento para el que se había preparado durante cuatro años. 

Pedro Huesca Barradas, el chico rebelde que quiso estudiar 

“Para mí fue lo máximo como hijo. Pedro creció en el rancho, ordeñó vacas, bebió ponche, (leche recién ordeñada con azúcar y jerez), en tiempo de lluvia se iba a nadar a los arroyos, anduvo montado en burro, y a caballo. Hoy ya está con nosotros”.

Comparte Griselda Huesca, ya de regreso en la casa donde rezarán durante nueve días por el eterno descanso de su hijo.  La mujer de cabellos rojizos comienza a recordar los inicios del fiscal “que enfrentó a la maña”; toma aire y de apoco desdeña los recuerdos de los años de 1980.

Relata que el mayor de sus hijos, siempre deseó estudiar. Se mudó a Cardel cuando cumplió sus 15 años. Allí terminó su preparatoria y decidió que con estudios libaría de la pobreza a su familia. “Siempre tuvo muchos reconocimientos, también se metió a Karate, le gustó el fútbol y así se fue guiando por un camino sano. Siempre tuvo a su madre para trabajar y apoyarlo”, abunda.

Llegó el tiempo de cursar la licenciatura, Pedro se inclinó por las leyes, y se formó en la Universidad Veracruzana (UV) y fue aceptado, donde se graduó con honores. Su destino parecía estar labrado y la Procuraduría General de Justicia era su próxima parada.

“Un amigo le dijo que su hermana trabajaba de subprocuradora en la PGJ. Pidió oportunidad como meritorio y así estuvo dos años. No perdía tiempo y así sacó dos maestrías una en derecho procesal y otra en psicología criminalística. Lo recuerdo estudiando en las noches acompañado de su cafecito”. Fue en 2011 cuando Pedro recibió su primera oportunidad como Fiscal en el ministerio público de Atoyac, en el centro de la entidad.

“Realmente nunca supe de qué se trataba su empleo, si hubiera sabido le digo salte de ahí. Qué me iba a imaginar la corrupción con la que iba a tratar.”, lamenta Griselda Huesca.

Y así Pedro Huesca fue escalando peldaños, en 2012 mudó de Atoyac a Cuitláhuac, también en el centro de Veracruz. Fue en 2013 cuando fue enviado al Puerto de Veracruz, como agente del Ministerio Público Especializado para entonces  el estado era asediado por enfrentamientos entre presuntas bandas criminales.

“Si algún día me secuestran no des ni un peso mami”

Griselda de a poco comenzó a notar en Pedro algunos cambios en su temperamento. El teléfono sonaba cada vez más seguido. Diligencias de madrugada. Los ruidos a las afueras de su casa lo despertaban exaltado, recuerda Griselda.

“Yo empecé a ver que la inseguridad subía, que había levantones, asesinatos y le dije que ya no me gustaba su trabajo. Lo que me platicaban es que mi hijo era muy bueno, que además no era corrupto como los demás y que detuvo a muchos delincuentes”.

Una ocasión cuando Pedro, entre bromas, sacudió la estabilidad emocional de Griselda. “tú no te preocupes, mami. No pasa nada. Si algún día me secuestran y te piden dinero, no des un peso por mi porque no me van a regresar, esa gente es así”.

El 15 de abril de 2013 las palabras de Pedro tocaron tierra. “Ese día que se lo llevan oí tiros, fueron cinco balazos. Yo en mi ignorancia lo fui a buscar a los hospitales, pero ahora sé que lo mataron y a lo mejor ese mismo día lo llevaron a enterrar a Colinas de Santa Fe. Ahí comenzó mi calvario”, precisa, Griselda.

“Griselda fue quien encontró a su hijo, no la Fiscalía”

Con la desaparición de Pedro Huesca, Griselda entró en una crisis nerviosa. “Así estuvo más de un año; problemas de la presión, lloraba a todo momento, no quería ni levantarse de la cama, incluso pasó por su mente hacer algo en contra de ella”, cuenta una compañera del colectivo Solecito.

Un mensaje anónimo fue entregado a las mujeres buscadoras con la ruta exacta para llegar al predio de Colinas de Santa Fe. “Fue cuando Griselda resucita y empieza a buscar a Pedro, su meta siempre fue encontrarlo. Ella se preparó como las demás, tomó un curso de antropología forense y desde entonces no paró”, agrega la entrevistada.

Las compañeras de Griselda explican que las características del predio en Veracruz, fueron similares a las que dos sujetos detenidos enunciaron ante la FGE, "Ellos son quienes confiesan que Pedro y a su secretario los asesinan y luego y los sepultan de manera clandestina en un lugar arenoso y cercano a una laguna".

“Comenzamos a ir al predio de Veracruz, una vez por semana, sin falta. Los cuerpos comenzaron a ser exhumados hasta que llegó un momento de excavar en un sitio pegado a una lagunilla. Griselda tuvo un presentimiento, no se despegó de ese lugar hasta que encontramos varias osamentas y entre ellas estuvo su hijo. Ella metió sus manos en esa fosa. Ella lo encontró”, reconoce la mujer la labor de Griselda Huesca Barradas.

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]

Versión para impresión