• Migrantes

Denuncian abusos del INM contra migrantes al sur de Veracruz

  • Roxana Iraís Aguirre
En la comunidad de Las Prietas, cerca de Acayucan, los habitantes tienen temor los violentos operativos de la autoridad migratoria mexicana.

Veracruz, Ver.- En la comunidad de Las Prietas, ubicada a 20 minutos de Acayucan, los habitantes tienen temor, pero no de los migrantes que circulan por la zona, sino de las consecuencias de los violentos operativos realizados por la autoridad migratoria en México.

[relativa1]

Desde hace tiempo la problemática persiste, sin embargo, en últimas fechas se ha agravado; las persecuciones de los agentes de migración incurren en violaciones a la propiedad privada y daños a los cultivos, sobre todo los que recorren a los costados del camino de “La Bestia” en su marcha hacia el norte.

Las familias, como la de Trinidad Marín Martínez, han sido afectadas por estas prácticas del Instituto Nacional de Migración (INM).

Su esposo, Tomás Ramírez Arena, falleció hace algunos meses; él era el que confrontaba, de inicio, al personal del INM que entraba a su zona de cultivo de caña, quebraba las matas más pequeñas generando importantes daños.

“Él hacía corajes y eso le hacía mucho daño y hasta la fecha, después falleció (...) mandó un papel diciendo que habían hecho mucho daño, que por favor vinieran a ver eso”, expresó.

Sin embargo, la carta nunca tuvo respuesta y las acciones de los agentes de Migración continúan en la zona.

Este domingo, Alberto Rodríguez Hernández, comisariado ejidal de la comunidad, encabezó una reunión entre los comuneros y agentes de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, que tomaron testimonio de lo ocurrido.

La próxima semana se realizará una carta dirigida al gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, para que se llegue a algún acuerdo con las autoridades migratorias y se respete la propiedad privada.

[relativa2]

Moisés Landeta Torquemada, otro de los comuneros, tuvo que confrontar al personal del INM para evitar que siguieran entrando a su parcela, colocó tablas con clavos y en varias ocasiones logró que se poncharan las llantas de las camionetas, pues, a pesar de sus peticiones seguían entrando.

“Ellos lo que hacen es agarrar a los migrantes, se los llevan ahí enfrente, como a unos 500 metros de aquí, rumbo a Tierra Blanca, ahí los agarraban y les daban una garrotiza tremenda”, afirmó.

Los comuneros escuchan a lo lejos, no solo gritos, a veces también balazos, saben que la persecución ha comenzado, algunos, incluso dieron asilo a los migrantes, y después fueron acosados por el personal del INM.

“Conversa uno con los migrantes y lo que hacen es que les quitan la ropa, los despojan y luego los vuelven a soltar qué caso tiene entonces que los agarren”, afirmó.

La ropa que hay entre las matas de caña de azúcar, o en la vía del tren, queda como evidencia de la pesadilla de los migrantes en su paso por esta comunidad, en la zona de la cuenca del Papaloapan de Veracruz.

[relativa3]

Versión para impresión