• Estado

Augusto Zavaleta, otro alumno de la UV asesinado en el gobierno de Yunes

  • Miguel Ángel León Carmona
“Que el gobernador no se deslinde de sus responsabilidades, no todo tiene que ver con delincuentes", reclamaron universitarios.

Xalapa, Ver. – La vida de José Augusto Zavaleta Salas no fue tan distinta a la de cualquier estudiante de universidad. Tenía 20 años y los ingresos de su familia no rendían para conseguir el sueño de profesionista. Consiguió un trabajo los fines de semana atendiendo una papelería; trató de oponerse a un asalto y como pago recibió la muerte. 

[relativa1]

La mañana de este lunes 04 de septiembre, los estudiantes de la facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Veracruzana (UV) se alzaron en pancartas, uniformados de colores blancos, para hacer frente a posibles campañas revictimizantes contra el joven originario del municipio de Misantla, asesinado a puñaladas hace 72 horas en Xalapa, Veracruz.

“Que el gobernador no se deslinde de sus responsabilidades, no todo tiene que ver con delincuentes, también nos estamos viendo afectadas personas inocentes, estudiantes que trabajan honradamente. Le exigimos que los agresores no queden libres y que no diga que Augusto era un delincuente o que se lo merecía”, señaló José Luis Limón Farfán, alumno de quinto semestre y amigo de la víctima.

Lo anterior fue expuesto en la entrada del campus Xalapa, en respuesta a las declaraciones del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares quien aseguró en días pasados que las ejecuciones tienen que ver con riñas de la delincuencia organizada y que “los ciudadanos no tienen por qué temer este tipo de hechos” (sic).

Los estudiantes congregados por el infortunio montaron un altar con imágenes religiosas, así como alcancías para recabar dinero que, refirieron, será enviado a los padres de José Augusto quienes en este momento se enfrentan a la pérdida un hijo y a las mismas carencias que llevó al mayor de dos hermanos a buscar empleo.

“Es injusto tanta inversión de sus padres y terminar así. Él trabajaba sábados y domingos en la papelería para ayudar con los gastos. Nunca demostraba sus carencias, trataba de salir solo adelante. Lo primero que se nos vino a la mente fue hacer la colecta”, agregó Limón Farfán, quien compartió clases con el finado durante cinco semestres.

En las escalinatas de la Facultad, otros compañeros aseguraron que en sus recuerdos quedará ver a Augusto en la última fila del salón, prestando atención, haciendo dibujos coloridos o robándoles alguna carcajada con sus bromas. “Deja un gran vacío entre nosotros”, insistieron.

Además del gusto por la Química, Augusto a menudo compartía su pasión por el baile. Así también gustaba de imitar a su mayor ídolo del pop Michael Jackson. "Era muy elocuente, siempre bromeaba copiando sus pasos de baile" recordaron los estudiantes.

De acuerdo con sus profesores, Augusto en vida fue un chico dedicado, que obtuvo varias notas laudatorias al final de semestres debido a su aprovechamiento académico. Ávido lector, quien sus horas libres las aprovechaba en clases de voleibol en materias del área de Elección Libre. “Se fue alguien que ya tenía un futuro”, resumen. 

Sus amistades refirieron que cuando Augusto se enteró que estaba entre los aspirantes aceptados a la Máxima Casa de Estudios de Veracruz no todo fue alegría debido a la situación situación económica de sus padres. Sin embargo un profesor lo encausó en los estudios de nivel superior.

José Luis Limón, recordó que se encontraba recostado cuando a su celular llegó una nota informativa con un título que no decía algo distinto de otro hecho violento cometido en la capital de Veracruz. Sin embargo, la sorpresa le llegó al leer el nombre de la víctima, “fue muy difícil de asimilarlo, ver que un amigo había partido”.

[relativa2]

Fue en el centro de la Facultad, frente a autoridades escolares donde el joven, sacudido por la noticia exclamó: “Que se haga justicia en el caso de mi amigo Augusto, que no dejen salir libres a los agresores, que esta violencia que atormenta a nuestro Estado acabe. Exigimos seguridad para toda la comunidad estudiantil”.

“Así como él en algún momento Augusto cuidó de nosotros, ahora cuidemos el uno del otro, para que si nadie nos proporciona seguridad nosotros lo hagamos. Lo vamos a extrañar mucho. Nunca olviden que era un chavo muy amistoso, carismático, dedicado a sus estudios”, concluyó el líder estudiantil.

“Mostramos nuestro dolor y exigimos justicia”: Sara Ladrón de Guevara 

En el lugar de la protesta se apersonó la rectora de la UV, Sara Ladrón de Guevara, quien se solidarizó con la vestimenta blanca. En su discurso, lamentó el fallecimiento de Zavaleta Salas y señaló que, “en la medida que se abata la impunidad se mejorará el índice de seguridad en nuestras calles, en nuestro estado, pero sabemos que esta situación impera en México, en distintos estados”.

Aseguró que la situación de inseguridad en la entidad, “No es un asunto que le pegue solo a la UV, pero algunos de nuestros miembros se han visto vulnerados y expresamos nuestro dolor y nuestra exigencia de justicia”.

Ladrón de Guevara refirió ante la comunidad estudiantil que el día de mañana 05 de septiembre el asesinato de Zavaleta Salas será condenado mediante un comunicado en la página de la Universidad, al igual que se ha hecho con los asesinatos de otras estudiantes en los municipios de Xalapa y Minatitlán.

El 15 de julio de 2017, Lourdes Patricia Herrera Martínez salió de domicilio en Minatitlán junto con unas amigas al bar La Tecolota. Alrededor de las 21 horas, sujetos arremetieron contra la universitaria y la señalaron como la sobrina del “El H”, presunto jefe de los Zetas en Coatzacoalcos, capturado 18 días atrás. Sin mediar palabra se la llevaron a bordo de un vehículo Versa, con vidrios polarizados.

El padre de la joven, Enrique Herrera Guillén, desmintió los señalamientos que la relacionaban a Hernán Martínez Zavala “El H”, y aseguró que los captores exigían un millón de pesos a cambio de su libertad. Tras cinco días de desaparecida, la cabeza de su hija fue exhibida en medio de la carretera Cosoleacaque-Jáltipan.

Oro hecho sucedió el 21 de julio de 2017, sujetos armados agredieron a dos jóvenes con arma de fuego, una de ellos Lorena García Mendoza, quien perdió la vida a sus 21 años tras 48 horas de agonía. La agresión se registró en las inmediaciones del fraccionamiento La Pradera, en el municipio de Emiliano Zapata, colindante con Xalapa.

Los amigos de Lorena García, desde el anonimato aseguraron en entrevista a este medio que la agresión no se registró a las afueras de un establecimiento Fasti, como se publicó en medios locales y se replicó en redes sociales.

“Lo que sí sabemos es que no fue un asalto. Lorena nunca se hubiera resistido a dar un teléfono si alguien hubiera tenido un arma de fuego delante de ella. Queremos la verdad y que las autoridades lleguen a la última línea de investigación”, refirieron.

Sobre los antecedentes referidos a la autoridad, Ladrón de Guevara contestó: “A nosotros nos corresponde implementar medidas de seguridad en nuestros campus y lo estamos haciendo. La seguridad del estado depende de las autoridades gubernamentales, requerimos de lugares seguros”.

"Augusto representa a un grupo numeroso de alumnos que trabajan y estudian a la vez, el trabajo es en las calles, en los comercios. La vida es en nuestro estado, yo lo hice también, el mensaje no es para estos chicos, es para todos veracruzanos, Veracruz requiere mejores condiciones de seguridad".

[relativa3]

Versión para impresión