• Migrantes

Menor hondureño decidió migrar a EU por cuenta propia

  • E-consulta
Su tío lo abandonó en la terminal de autobuses de Coatzacoalcos. Su mano derecha la perdió al nacer.

Coatzacoalcos, Ver.- Hace un mes, Germán decidió convertirse en un migrante no acompañado, pues decidió salir por cuenta propia de la municipalidad de Protección en Honduras con destino a los Estados Unidos de América.

[relativa1]

En su trayecto, el pequeño de escasos doce años de edad hizo escala en Coatzacoalcos junto con un grupo de migrantes centroamericanos.

“No tengo familia, sólo tenía a mi tío, pero se fue y me dejó hace días”, relata mientras sostiene un vaso con chocolate frío en su única mano, la izquierda, pues la otra la perdió al poco tiempo de que nació.

Basta con observar la ropa y los zapatos que porta para establecer que el menor ha recorrido cientos de kilómetros.

“Los buseros me ayudan, algunos si me cobran, otros no”, expresa el infante a escasos metros del resto de los viajeros que descansan en los bajos del puente de la Avenida Uno.

[relativa2]

German dice que no tiene dinero y lo poco que ha logrado obtener ha sido gracias a las personas de buena voluntad.

Afortunadamente, el único incidente que ha tenido en su vida ocurrió cuando sufrió quemaduras en gran parte de su cuerpo, son cicatrices que lo han dejado marcado, pero que le dan valor para continuar hacia adelante.

Pese a su corta estatura y edad, el chico explica brevemente cómo aborda el tren de carga conocido como la bestia, que pasa frente a él durante el diálogo, “corro y me agarro con una mano, ya tengo práctica”.

La última ocasión en que un niño migrante fue visto en Coatzacoalcos ocurrió a principios de este mes. Intervino el sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y casi tres semanas después fue repatriado, éste sería el segundo caso. 

Avc

[relativa3]

Versión para impresión