• Nación

Suman 59 muertos por riñas en penales con El Bronco

  • La Silla Rota
Durante la administración del gobierno estatal de Jaime Rodríguez Calderón los penales de Nuevo León han sido escenario de motines.

DAVID CASAS / CORRESPONSAL

Monterrey (La Silla Rota).- Durante la administración del gobierno estatal de Jaime Rodríguez Calderón, los penales de Nuevo León han sido escenario de motines, violencia, muerte y lucha de grupos de la delincuencia organizada  por el control de los mismos.

El llamado Bronco asumió la gubernatura el 4 de octubre de 2015 y desde entonces se han registrado nueve motines en los penales Topo Chico, de Cadereyta y Apodaca con un saldo de 59 personas muertas hasta el momento.

La mayor masacre penitenciaria en Nuevo León

A escasos meses de iniciar el gobierno, en febrero 10, el viejo penal del Topo Chico, fue escenario de la peor masacre en la historia neolonesa en centros penitenciarios cuando grupos antagónicos de Los Zetas y del Cartel del Golfo se enfrentaron con un saldo de 49 reos muertos y 11 lesionados.

[relativa1]

En junio de 2016, una nueva riña dejó tres muertos y 14 lesionados cuando un grupo de internos que pertenecieron a Los Zetas se enfrentó a otro del cartel del Noreste, y consiguieron asesinar a Javier Galindo Puente,  "El Maruchan".

Un mes más tarde, en julio, en el mismo Topo Chico, se registró un tercer enfrentamiento en el ambulatorio C5; no hubo heridos ni muertos pero sí daños a las instalaciones al quemar cochones y basura los internos.

En octubre 12 del 2016 en el área de canchas por diez minutos sostuvieron una riña los grupos rivales con un saldo de un muerto y ocho lesionados. La autoridad actuó y desactivó la rebelión.

El miércoles 30 de noviembre dos fracciones del grupo Los Zetas protagonizaron un pleito donde hubo dos lesionados.

El polémico video

En este 2017, el miércoles 15 de marzo circularon en redes sociales imágenes grabadas del control que tienen algunos reos en el penal de Apodaca. Se observó cómo éstos, obligan a otros internos a realizar labores de limpieza en ropa interior, o semidesnudos, amedrentándonos con palabras altisonantes.

En el penal de Cadereyta, en septiembre de 2016 una riña entre miembros de dos organizaciones criminales dejó algunos lesionados con armas punzocortantes.

En ese mismo centro penitenciario a 30 kilómetros al oriente de Monterrey, el 29 de marzo del presente año otra riña arrojó la muerte de cuatro internos.

La noche del lunes 9 de octubre una nueva riña en Cadereyta movilizó a las policías y calmó los ánimos, sin embargo, en la mañana del martes 10 se reanudaron los problemas.

Los internos quemaron colchones, subieron a la azotea, repudiaron al director del penaly rechazaban a un grupo de internos de Los Zetas.

Como suele suceder en estos asuntos, no hubo un informe oficial – al menos la tarde del martes- y se habló de un muerto, aunque pudiera haber entre dos y cuatro más.

Con información de La Silla Rota

[relativa2]

Versión para impresión