• Nación

Sismo y deforestación secaron las Cascadas de Agua Azul, en Chiapas

  • La Silla Rota
La súbita disminución del cauce de las Cascadas de Agua Azul, uno de los principales atractivos turísticos de Chiapas, ya tiene explciación

HERMES CHÁVEZ

La súbita disminución del cauce de las Cascadas de Agua Azul, uno de los principales atractivos turísticos del estado de Chiapas, ya tiene una explicación: el sismo del pasado 7 de septiembre y la deforestación de la zona ocasionaron el desvío de los ríos que las alimentan, reveló Luis Manuel García Moreno, secretario de Protección Civil del estado.

Aunque el fenómeno natural inició paulatinamente a partir de principios de septiembre, luego del movimiento telúrico más intenso en las últimas décadas en México, la mañana del pasado viernes los habitantes del lugar presenciaron con asombro que las cascadas se convertían en hilos de agua.

[relativa1]

Los indicios de que algo extraño ocurría en el centro ecoturístico se empezaron a notar previamente, pues las piedras del fondo empezaron a asomar por entre las corrientes, a pesar de que la temporada de lluvias de este 2017 fue intensa.

El evento no sólo provocó consternación entre la población y prestadores de servicios turísticos, también inquietud ante una posible intervención de indígenas pro zapatistas que pugnan por el control del centro ecoturístico.

Integrantes de la Sociedad Cooperativa Agua Azul dieron parte a las autoridades municipales y estatales, iniciándose las investigaciones correspondientes a cargo de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conamp) y la Secretaría de Protección Civil estatal.

Dichas autoridades dieron un informe preliminar aclarando que no hubo intervención humana que provocara la disminución de los niveles de las aguas, atribuyéndolo a factores naturales geológicos.

Durante tres días, las autoridades federales y estatales analizaron el suceso, hicieron recorridos de campo y sobrevuelos en aeronaves, para determinar con exactitud el origen del fenómeno.

Este lunes, Luis Manuel García Moreno, titular de Protección Civil, aseguró que derivado del sismo de magnitud 8.2 que se presentó el 7 de septiembre, "se afectó el terreno del cauce del río Agua Azul".

[relativa2]

Dicho caudal se divide en dos afluentes: uno que lleva al sitio turístico de las Cascadas de Agua Azul y otro que rodea esa zona. Con el movimiento telúrico el río comenzó a fluir más hacia el margen derecho, "lo que ocasionó que el sitio turístico comenzara a disminuir sus niveles de agua".

Explicó que esto provocó que gran parte de la corriente que se derivaba hacia los dos cauces se inclinara más sobre el canal izquierdo, "disminuyendo notablemente los niveles de agua en el centro turístico".

Por su parte, el delegado de la Conamp, Adrián Méndez, añadió que además de esta condición geológica, los problemas de deforestación han ocasionado que la superficie terrestre no permita la infiltración de agua en el subsuelo, propiciando que el agua de las lluvias se escurra más rápidamente hacia el río Agua Azul.

Se estima que el nivel de las aguas ha disminuido en un 80 por ciento, causando inquietud entre la población y servicios turísticos, pues la afluente cruza por tres municipios (Tumbalá, Chilón y Salto de Agua) teniendo como principal fuente de ingresos el turismo.

No obstante, las autoridades estatales aseguran que las Cascadas de Agua Azul"continúan siendo un centro turístico por excelencia.

A la fecha no se ha presentado un déficit en el turismo de la región y se espera que se mantenga de la misma forma, ya que lejos de ser un problema, esta situación ha permitido que se descubran nuevos lugares para disfrutar de este atractivo turístico".

Con información de La Silla Rota

[relativa3]

Versión para impresión