• Nación

Ley de seguridad interior es "una trampa burda": López Portillo

  • La Silla Rota
Acusa que con esta iniciativa el gobierno, vía Congreso, quiere ocultar la crisis incontenible por la violencia

La Ley de Seguridad Interior que busca aprobar el gobierno, desde el Congreso, es un ardid, una trampa burda para que no se conozca lo que hace la autoridad en materia de seguridad pública. "La sociedad mexicana tiene que entender que el estado mexicano está buscando la manera de encubrir las acciones de seguridad y eso preocupa muchísimo en México y a nivel internacional", acusó Ernesto López Portillo, experto en temas de seguridad pública y fundador y exdirector ejecutivo del Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde).

[relativa1]

Al comentar la minuta que la Cámara de Diputados ya aprobó y envió al Senado, López Portillo aseguró que los términos en que fue aprobada esa normatividad nunca se conocieron ni fueron objeto de debate público "y cuando alguien hace todo lo necesario para discutirlo a oscuras quiere decir que algo anda muy mal".

Inquieta y preocupa artículos de la Ley

Por su parte, el senador Fernando Torres Graciano, presidente de la Comisión de Defensa Nacional, negó que con esta ley se le quieran dar atribuciones adicionales al Ejecutivo o a las Fuerzas Armadas, pero sí reconoció que hay segmentos del articulado que le provocan inquietud y reservas.

Tal es el caso sobre las protestas sociales y que la información que se derive de las acciones de seguridad interior deberá ser clasificada como si fuera información de seguridad nacional. Sobre esto último, informó que solicitaron una opinión al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales.

López Portillo, fundador y ex director general del Instituto para la Seguridad y la Democracia, aseguró que esta ley es una salida por la puerta falsa ante la crisis incontenible de violencia e inseguridad que padece nuestro país.

Aseguró que han fracasado todas las iniciativas del actual gobierno para contener la inseguridad y que ni siquiera se han podido homologar los salarios de los policías en todo el territorio nacional. "Tenemos policías que todavía ganan 2 mil pesos", dijo.

[relativa2]

"Es una ley ambigua es una ley tramposa, invade poderes y se contradice, en la que se utilizan tanto los conceptos de seguridad interior como de seguridad nacional como si significaran lo mismo. Y han creado el término de seguridad interior para generar un espacio de ambigüedad que es inaceptable en una ley. No se le pueden conferir atribuciones al Ejecutivo ni a nadie para el uso de la fuerza si no se tienen claros los términos", enfatizó.

Viola tratados internacionales

En su opinión es una ley que viola la Constitución, los tratados internacionales de los cuales México forma parte y las sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. "Cualquier norma para el uso de la fuerza debe ser absolutamente clara".

López Portillo coincide con el senador Torres Graciano en la preocupación por la pretensión de mantener en la opacidad toda la información relativa a las operaciones de seguridad.

En los estados democráticos, apuntó, la transparencia, la rendición de cuentas y la justificación de las decisiones y las acciones forman parte de las políticas de seguridad.

Por su parte, el senador Torres Graciano consideró que de la ley no se deben derivan preocupaciones por posibles violaciones a los derechos humanos, pero reconoció que es preciso escuchar a todas las voces que han manifestado preocupación.

[relativa3]

"Las inquietudes son legítimas y válidas y vamos a revisarlas con rigor técnico", aseguró

Dijo que las comisiones unidas han planteado la pertinencia de que no se apruebe dicha iniciativa vía fast track.

En su opinión, en esta ley debe haber un transitorio para que apruebe una ley sobre el uso de la fuerza, pues ambos temas "deben ir de la mano".

Versión para impresión