• Sociedad

Esta noticia hará que dejes de amar las galletitas Oreo

  • La Silla Rota
Al parecer las galletas contienen un químico en el saborizante que podría ser cancerígeno

La empresa Nabisco, fabricante de las famosas galletas Oreo, está en medio de un escándalo, después de que se revelara que usan un químico cancerígeno en la elaboración de sus productos. Sus procesos de producción podrían estar poniendo en riesgo la vida de trabajadores y consumidores mexicanos.

De acuerdo con Noticieros Televisa, el 14 octubre 2015, Donald Trump declaró en Virginia que no volvería a comer galletas Oreo.

"No volveré a comer Oreo otra vez. Nunca. ¡Nunca!", la declaración del mandatario tuvo que ver con la decisión de Mondelez International Inc., la matriz de Nabisco, que decidió salir de Estados Unidos.

"Nabisco, Oreos, ¿Sí, Nabisco? ¿Sí? ¡Oreos! Ellos están cerrando su gran planta en Chicago. Se están yendo a México", dijo Trump en 2015.

[relativa1]

Sin embargo, el traslado de la compañía a México, encendió las alarmas de organizaciones no gubernamentales después de que el periódico estadounidense Chicago Tribune informara que trabajadores de Mondelez, cuando aún era Kraft Foods, habían demandado a la empresa por presuntamente haber contraído cáncer pulmonar debido a las altas exposiciones a diacetilo, un producto químico que se emplea como saborizante.

Respecto a la sustancia tóxica, Martha Ojeda, de Interfaith Worker Justice, señaló en conferencia el pasado 27 de noviembre todos los daños que pude llegar a causar el diacetilo.

“En las galletas, en el pan, todo eso, usan mucho el diacetileno, y el diacetileno causa problemas respiratorios, que causa enfisema pulmonar y cáncer pulmonar. Ahorita hay demandas de trabajadores de Chicago a Nabisco por exactamente la exposición prolongada de esos químicos y que tienen problemas de cáncer".

Diversas ONG de Estados Unidos llegaron a México, luego del traslado de Mondelez de Chicago a Nuevo León, para advertir sobre los problemas de salud en la planta de fabricación de galletas Oreo.

Ese mismo mes el reverendo Ronnie Lister, del International Center for Spiritual & Social Activism, señaló que "Nabisco, es como un conejo corriendo intentando encontrar un refugio. Nabisco está corriendo de Estados Unidos".

 Respecto a esto Ojeda aseguró que la empresa se mudó por dos razones: "Se mueven a lugares donde la mano de obra es barata y donde no hay un sistema que aplique la ley, como en México".

En entrevista para Noticieros Televisa trabajadores mexicanos de la planta de Mondelez en Nuevo León, comentaron que manipulan sin equipo, entre 18 y 20 químicos diariamente.

[relativa2]

“Así es como nos presentamos a laborar, sin equipo de seguridad, ni guantes, ni lentes, ni tapabocas nos dan. El químico LIF, allá como nos lo explicaron, es más fuerte que el ácido muriático, dice un trabajador de la planta bajo anonimato.

Derivado de esto los empleados han comenzado a tener molestias físicas:

“Luego te duele la cabeza y te mareas. El que piden mucho es el LIF, quema en los brazos, en la parte donde te caiga ahí te quema, declaró otro trabajador bajo anonimato.

Sumado a esto, el temor de que enferme cualquiera de los 2 mil empleados de la planta, es permanente.

Por otra parte, una autoridad de la zona, José Manuel Guerrero Noyola, rector del Templo "Los Sagrados Corazones", señaló: "Hay un peligro latente, hay una desconfianza hacia esa planta que se puso en Salinas Victoria, donde se producen las galletas Nabisco".

Ante esta desconfianza Mondelez Internacional se blindó para no ser demandada, debido a que los empleados son contratados por una empresa outsourcing de San Nicolás de los Garza, que sólo ofrece contratos de 3 o 6 meses.

También se ha alertado que los productos de la compañía podrían dañar a sus consumidores. La organización Greenpeace incluyó a Nabisco y a sus galletas Ritz y Oreo en una lista de productos que se recomienda no ingerir debido a que el fabricante no brindó garantías de que no utiliza insumos genéticamente modificados.

Inclusive la vocera de la campaña "Comida Sana" de Greenpeace México, Sandra Laso, señala: "No hemos tenido ningún diálogo con la empresa ni conocemos más allá de su cadena de producción".

En 2016, Mondelez había aceptado ante la Fiscalía de California que existía un aumento en los niveles de plomo de las galletas "Ginger Snap", lo que fue calificado por las autoridades como una amenaza para el desarrollo cerebral de los niños.

Con información de La Silla Rota

[relativa3]

Versión para impresión