• Cultura

Así celebran los indígenas rarámuris Semana Santa, en Chihuahua

El Tewerich, es una celebración alternativa en la que los rarámuris enfrentan -junto con Dios- al mal y al diablo

Prohibida hacia finales del siglo XVIII por ser considerada una fiesta hereje, la Semana Santa o Semana Mayor es la conmemoración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. 

Esta época es la más importante para la comunidad católica e inicia con el Domingo de Ramos, continúa con los días Jueves y Viernes Santos, así como el Sábado de Gloria y concluye el Domingo de Resurrección. 

Sin embargo, la representación de la "Pasión de Cristo" no es la única forma de conmemorar este evento católico.

[relativa1]

En Chihuahua, los indígenas rarámuris celebran el Tewerichic, celebración en la que enfrentan - junto con Dios- al mal y al diablo.

La esencia de la Semana Santa Rarámuri es la reiteración, a perpetuidad, de la relación de los tarahumaras (o rarámuris) con Dios.

De su dependencia cósmica, específica, con el más allá. Se trata de reconocer sus gracias y de pagarlas. Las festividades tienen lugar alrededor de las iglesias dispersas en un territorio de 35 mil km cuadrados que conforma el "mundo" tarahumara. 

Son cerca de 30 templos de impresionante modestia, a buena distancia entre ellos, a buen camino de los feligreses.

Durante la Semana Santa Rarámuri, la actividad principal se centra en el conflicto que reina entre Dios y el diablo. 

La comunidad se divide en dos clanes de la misma importancia: los "fariseos", aliados del diablo, y los "capitanes y soldados" que defienden a Dios. 

Danzas, misas, rezos, ritos y plegarias se suceden en una eclosión más pagana que católica, aunque toda ella vibrante de religiosidad. Llegado el momento, el jefe, el mandamás de los dos bandos, consulta en voz alta la opinión reconocen por la riqueza de su experiencia onírica. 

Y ellos, durante todos los años en esta última época, contestan de forma solemne: Dios está débil y fácilmente vulnerable. ¿Cuál es la causa de esta debilidad pasajera? Que el diablo lo ha obligado a beber tesgüino, en cantidades increíbles, y Dios no ha logrado recuperarse todavía.

El pueblo rarámuri cumple la misión de proteger a Dios y a su esposa hasta que vuelva a su buen estado, hasta que se recupere completamente. 

[relativa2]

De no ser así -piensan- el diablo los destruiría y, con ellos, al mundo entero. Al periodo de la Semana Santa Rarámuri se le denomina, en el lenguaje rarámuri, comonorirawachi que significa "cuando caminamos en círculo" porque, en efecto, la mayor parte de la celebración transcurre dándole la vuelta a cada iglesia en procesión reverente y continua.

Así, establecen un cordón de creencia que defiende a la iglesia y, por extensión, a Dios y a su esposa. 

En este periodo crucial del año, el destino del universo descansa en la espalda quemada de los tarahumaras que impiden al diablo la victoria sobre Dios y, con ella, la destrucción del mundo conocido. 

El último día de los festejados se escenifican luchas vigorosas entre fariseos y soldados, que simbolizan y recuerdan la eterna confrontación del bien y el mal. 

Aún en estos tiempos, los sacerdotes católicos mantienen una prudente distancia de las comunidades tarahumaras. En su mayoría permanecen al margen de la vida religiosa de los indígenas.

Celebran bautizos y misas de vez en cuando, pero son raros aquellos que deciden vivir en las barrancas. Cuando a un rarámuri se le pregunta sobre el origen de su religión, contesta siempre que, cuanto son, cuanto poseen, cuanto hacen y dicen, les ha sido transmitido por Dios a sus ancestros poco después del inicio del mundo. 

De hecho, rarámuri equivale a "ser humano"; chabochis, somos los demás, literalmente esta palabra se traduce como "los que tienen bigotes".

Con información de Más de MX y México Desconocido

[relativa3]

Versión para impresión