• Estado

El cadáver de José fue identificado gracias a un tatuaje de su madre en la espalda

  • Miguel Ángel León Carmona
El hombre de oficio trailero, fue asaltado en la carretera Xalapa-Veracruz; su cuerpo fue hallado en un predio baldío de Puente Nacional

Xalapa, Ver.- “Si Dios me diera la oportunidad de nacer pediría que ella volviera a ser mi madre, Teresita”, es la frase que José Heber Castro tatuó en su espalda y que le acompañaba por las carreteras de México en su oficio de trailero. El 7 de marzo de 2018 fue asaltado en Veracruz. Tras 1 mes de búsqueda su cadáver apareció en un predio baldío. La tinta en su espalda fue lo único que resistió al maltrato de la fauna, del tiempo y de sus agresores. 

“Él era muy alegre, como todo hijo estaba orgulloso de su madre. Toda su vida se dedicó a ser transportista. Lamentablemente le tocó pasar por Veracruz. Su mamá se enfermó con la noticia y deja a dos hijos”, se lamenta la tía de la víctima, originaria de Tuxtepec, Oaxaca.

[relativa1]

Alegre, como describen al hombre de 39 años de edad, se le aprecia en un video bromeando con la persona que lo graba desde el interior de su camión de carga. José viste una camiseta azul de tirantes y gafas oscuras, y se le ve parodiar la melodía “A quién le importa”, de Alaska y Dinarama.

Con un entusiasmo similar -recuerdan sus familiares- la noche del pasado 07 de marzo José zarpó del Estado de México al puerto de Veracruz, donde entregaría un cargamento de abarrotes. De acuerdo con el registro satelital de su celular, él estacionó su vehículo durante 20 minutos en la caseta de cobro Miradores, en el municipio de Emiliano Zapata, a unos 100 kilómetros de su destino.

Alrededor de las 06:00 horas del 08 de marzo, el jefe de José Heber reportó a su madre que había sido asaltado por personas desconocidas. “Le robaron la carga y él no está. Esté tranquila, seguro va a aparecer”, sugirió el transportista.

El vehículo de carga fue localizado horas más tarde en la comunidad de Tamarindo, en Paso de Ovejas, a 55 kilómetros de la caseta de cobro Miradores. Los responsables robaron la mitad de la carga de abarrotes y de José Heber no había rastro.

Un hermano de la víctima se trasladó desde Oaxaca a Veracruz e interpuso la denuncia por desaparición en la Agencia del Ministerio Público de Cardel. “Allí los protocolos de búsqueda no se llevaron a cabo, ni en tiempo, ni en forma. La carpeta se tuvo que trasladar al puerto de Veracruz para que se le diera el seguimiento debido”, recrimina la tía de la víctima.

[relativa2]

Tras un mes sin noticias, la familia fue notificada sobre el hallazgo de un cadáver en estado de descomposición, a unos 11 kilómetros donde el tráiler de José Heber fue abandonado después del robo, en el municipio de Puente Nacional.

En el lugar del descubrimiento -a un costado de las vías del tren- se encontraron un pantalón de mezclilla color negro, marca Lee, una camiseta marca Sport Cristal, un boxer marca Lacoste, unos tenis en tonos amarillo y negro y una cadena metálica. El cuerpo de José Heber, a pesar de su estado, pudo ser identificado por los deudos gracias al tatuaje de su espalda en honor a su madre.

“No lo encontramos como hubiéramos querido, pero su mamá ya no va a estar sufriendo. Estuvo muy enferma y así realizó la búsqueda durante un mes”, explica la entrevistada, quien además refiere que la familia afectada fue apoyada por el colectivo de desaparecidos Por la Paz Xalapa.

El asesinato de José Heber Castro, se confirma a unas horas de la protesta de Alianza Mexicana de Organización de Transportistas A. C. (AMOTAC), movimiento que protestó a nivel nacional por el alza en los precios de combustibles, pero en Veracruz, también por la incidencia delictiva que se registra a lo largo de sus carreteras. 

Entre las vías más inseguras mencionaron: la carretera 145, tramo Tierra Blanca- Sayula; carretera 185, tramo Sayula Alemán-Matías Romero; carretera 185, tramo Acayucan; y carretera 140, Xalapa-Veracruz, tramo Tamarindo-Paso de Ovejas.

[relativa3]

Versión para impresión