• Seguridad

Carlos Mendoza, el profesor número 15 asesinado en el gobierno de Yunes

  • Miguel Ángel León Carmona
Docentes a merced del crimen, en promedio uno ha sido ejecutado cada mes.

Xalapa, Ver.- Carlos Mendoza Rosas cumplió con su última clase de Inglés a las 13:00 horas en el Telebachillerato de El Encinar. Se despidió de sus alumnos y se marchó a bordo de su automóvil Renault color gris. Horas más tarde cuatro balas acabaron con al menos 15 años de carrera; fue asesinado sobre la calle Ferrer Guardia, cerca de un puesto de su familia dedicado a la venta de carnitas en el municipio de Camerino Z. Mendoza.

Profesores de la zona de las Altas Montañas se dicen consternados por la muerte de “Carlitos”, como era conocido por sus compañeros a quienes instruía la lengua inglesa en sus ratos libres y por los alumnos que conformaban la escolta del colegio, otra de las labores extraclase de la víctima.

“Estamos preocupados porque no sabemos nada (sobre su asesinato). Los compañeros están muy consternados porque en 15 años de trabajo nunca le conocimos una discusión, una pelea. Tampoco había recibido amenazas. Enaltecía la labor docente”, comparte un profesor de nivel medio superior, quien solicita el anonimato en entrevista telefónica.

En la cuenta de Facebook de Carlos Mendoza, él se prestaba como licenciado en Educación Primaria, egresado de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), además de haber estudiado en la Universidad de Golfo de México (UGM).

Hoy el muro de su red social luce tapizado por comentarios de personas que en vida lo conocieron: “Amigo, tú que desde el cielo ya nos estas mirando, con esa franca y linda sonrisa, ilumíname con tus sabios consejos (…) descansa en paz querido amigo del alma. Yo te extrañaré y recordaré siempre”.

De acuerdo con los informes policiales, Mendoza Rosas, de 39 años de edad, fue acribillado alrededor de las 15: 30 horas del 17 de abril, sobre la calle Ferrer Guardia y esquina con Matamoros en el municipio de la zona centro de Veracruz. Los agresores huyeron a bordo de un vehículo particular y hasta el momento de ellos no hay pistas.

Ante estos hechos, compañeros de profesión de Carlos insisten en referirse a él como “una excelente persona, muy tranquilo, nunca lo vimos agarrar vicios. Sí iba a los bares (con nosotros) no estaba más de dos horas y después se iba con sus primas o sus sobrinas”, explicó uno de ellos.

[relativa1]

El horario de trabajo de “Carlitos” era de lunes a viernes de 8:00 a 13: horas. Personas que lo conocieron, explican que debido a su labor en la comunidad rural ganó amistades con alumnos y padres de familia. “Luego se ve cuando un maestro es querido por su forma de ser, por su capacidad de dar clases y por su relación con los compañeros”, abundó el entrevistado. 

El asesinato de Mendoza Rosas es el número 15 contra del gremio magisterial durante la administración de Miguel Ángel Yunes Linares. Eventos similares se han registrado en los municipios de: Río Blanco, Camerino Z. Mendoza, Rafael Delgado, Córdoba, Cuitláhuac, Xalapa, Minatitlán, Tantoyuca, Papantla y Manlio Fabio Altamirano.

Sobre estos hechos, Zenyazen Roberto Escobar García, diputado local de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), apuntaló que no se trata del primer profesor asesinado durante la presente administración.

Sobre el caso de Carlos Mendoza, opinó: “No quiero entrar en detalles sobre el crimen pero muchas veces el mismo gobierno busca justificantes (referirse a las víctimas como delincuentes) y ese argumento no resuelve nada. La seguridad está desordenada y no ha habido mejoras, se ha aumentado la violencia y el gobierno tiene que trabajar en esto”.

Los otros 14 asesinatos a docentes en el Yunismo

El crimen de Mendoza Rosas, también refleja que el sector docente no ha estado exento de la ola de inseguridad en la entidad, y que la zona centro de Veracruz es una de las más inseguras para la docencia. En Córdoba, el 27 de abril de 2017, Miguel Coniff Gracia Castillo, de 45 años, fue asesinado de 4 disparos mientras caminaba sobre la avenida principal de la unidad habitacional Loma Linda.

Los hechos contra el docente se dieron a unos minutos de haberse reunido con sus familiares en dicha unidad habitacional. De acuerdo con notas de medio regionales, los victimarios fueron dos personas quienes se dieron a la fuga a bordo de un carro particular.

En ese mismo municipio, el 21 de octubre de 2017 Marlene Avendaño Nieto quien impartía clases en la escuela primaria Gregorio Quintero fue encontrada sin vida en su vivienda. La víctima, de 52 años, cumplía seis días de desaparecida. Medio locales informaron que fue maniatada y asfixiada con cinta canela.

En Cuitláhuac, el 28 de junio de 2017, José Daniel Luna Alvarado, profesor y entrenador de béisbol de la Universidad del Tecnológica del Centro de Veracruz (UTCV) fue asesinado a balazos mientras conducía su automóvil por el camino Yanga-San José de En medio. Los responsables del crimen lo interceptaron en el camino de terracería provocándole la muerte instantánea.

[relativa2]

Otro crimen se registró en Río Blanco, el 07 de diciembre de 2017, cuando Sinuhé del Valle Rodríguez, profesor de nivel primaria fue acribillado en la colonia Centro, a escasos metros de su vivienda y de la secundaria Mártires de 1907. La víctima era hermano del regidor sexto de ese Ayuntamiento, Abimael del Valle Rodríguez.

Solo ocho días después, el 15 de diciembre de 2017 en Rafael Delgado, Manuel Orea Méndez, de 50 años y tío de la alcaldesa de Mixtla de Altamirano, fue ultimado a balazos cuando viajaba en una camioneta por la carretera Jalapilla-Tlilapan.

Para el 16 de enero de 2018, el cadáver de Leonardo Flores García fue encontrado a un costado en un lote baldío, cerca de la cabecera municipal de Manlio Fabio Altamirano, el maestro de primaria cumplía horas de desaparecido. La víctima, laboraba en la cabecera municipal de Soledad de Doblado donde era apreciado por alumnos y padres de familia.

Otro municipio que ha sido nocivo para los maestros es Tantoyuca, ubicado al norte de la entidad; allí se cometió el primer asesinato en este gobierno, el 20 de diciembre de 2016, la docente Dora Luz Torres y su hijo Bonifacio Torres, fueron privados de su libertad cuando se dirigían al restaurante Mesón. Tres días posteriores al plagio, la cabeza de la docente fue colocada frente a su domicilio, en la Colonia del Valle, sobre la avenida Tatemate. Un día después el cuerpo del joven y la extremidad de la profesora fueron hallados en la localidad de la Estanzuela.

El 07 de abril de 2017, se cometió uno de los crímenes más violentos contra catedráticos. En la entrada de la escuela primaria federal Adolfo López Mateos, ubicada en la congregación Mata del Tigre, en Tantoyuca sujetos armados privaron la libertad de cuatro personas; los profesores Yaru Arrieta Fuentes y Augusto Del Ángel Martínez; el intendente, Pedro Rivera Mejía, y su hijo de 6 años, Luis Ángel Rivera Cruz.

Las víctimas fueron sustraídas de un automóvil color blanco, marca Corsa, y posteriormente llevados con rumbo desconocido. Apenas habían transcurrido unas horas desde el plagio, cuando se confirmó la muerte del docente Augusto Del Ángel Martínez y de Pedro Rivera Mejía, ambos agredidos con arma de fuego; sus cuerpos fueron abandonados a unos 15 kilómetros de la escuela primaria.

Fue hasta el 24 de abril de ese año, cuando los cuerpos del estudiante Luis Ángel Rivera Cruz y el de su profesora, Yaru Arrieta Fuentes fueron desperdigados en un monte de la comunidad Las Marianas, en Tantoyuca.

Otro asesinato al norte de Veracruz, se cometió en el municipio de Papantla, el 14 de noviembre de 2017. Ernesto Espinosa Sierra, de 46 años de edad que impartía clases en la ciudad de Cazones, fue ultimado a balazos en el garaje de su casa.

En el sur del estado también se registraron estos ilícitos, el 24 de marzo de 2017 en Minatitlán, la profesora Deyanira Rodríguez Zúñiga fue acribillada frente a sus dos hijos, menores de edad, en la entrada de la escuela primaria Pablo Hernández.

La cifra se completa en Xalapa, la mañana del 29 de agosto René Moctezuma Hernández -profesor de Educación Física- fue ejecutado en el interior de su vehículo mientras se estacionaba a una cuadra de su trabajo. Murió a las ocho horas, cuando sus alumnos de segundo grado ya esperaban su clase. Mientras que otro catedrático de 50 años afiliado al Sindicato Independiente de Trabajadores de la Educación de Veracruz (SITEV) murió tras un asalto en su domicilio, en la colonia Manantiales.

[relativa3]

Versión para impresión