• Elecciones

Veracruz y sus parquímetros, la polémica herencia de Julen Rementería

  • De la corresponsalía
El candidato al Senador de la República guarda un capítulo oscuro dentro de la administración pública: la concesión de parquímetros

Veracruz, Ver. El panista Julen Rementería del Puerto, exsecretario de Infraestructura y Obras Públicas en la administración del gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares, busca ganar la Senaduría de la República en estas elecciones del 1 de julio, sin embargo, en su pasado guarda un capítulo oscuro dentro de la administración pública: la concesión de las calles de la ciudad de Veracruz a la empresa Zeus Vialidad S.A de C.V.

En los últimos meses de su administración como presidente municipal del puerto jarocho (2004-2007), impulsó mediante su director de Obras Públicas, Juan Paratore García la colocación de parquímetros por todo el centro histórico del municipio, dentro de los polígonos federales que consideran el área como monumento de la nación.

[relativa1]

Aunque no hay claridad en el título de concesión, pues hasta la fecha permanece en resguardo de la opinión pública, la decisión resultó desagradable para los ciudadanos que aparcan en esas calles, incluso para el turismo.

El argumento que puso el ayuntamiento para colocar los aparatos fue incentivar el comercio en las empresas asentadas en las avenidas Independencia, 5 de Mayo, Madero y todas las calles trasversales, desde Montesinos hasta Rayón.

En esos tiempos, los impulsores del proyecto, incluyendo al exalcalde, Rementería del Puerto, explicaban que muchos autos estacionaban todo el día en las afueras de esos comercios sin dar oportunidad a los clientes de encontrar donde aparcar.

Para hacer más ágil propusieron poner parquímetros que impidieran que los usuarios estuvieran parados más de tres horas en un solo sitio.

La idea fue aprobada por el Cabildo de Veracruz, avalada incluso por el regidor priista, opositor al alcalde, Raúl Díaz Diez, y la ratificaron los diputados locales del Congreso de Veracruz.

Parquímetros: el negocio redondo

Una vez que las autoridades aprobaron la medida, los primeros 400 parquímetros fueron colocados durante la gestión del alcalde priista, Jon Rementería Sempé (2007-2010), primo-hermano de su antecesor.

Las quejas empezaron porque el modelo del aparato era antiguo, los usuarios echaban sus monedas para pagar su tiempo (6 pesos por hora), pero no le expedían un comprobante, ni tenían la forma de comprobar lo que habían erogado.

Además, que el dueño de los parquímetros es una empresa privada, pero sus trabajadores aparecen como empleados municipales y cobran en la nómina del ayuntamiento.

Durante las otras dos administraciones municipales encabezadas por Carolina Gudiño Corro y Ramón Poo Gil, ambos del PRI, no se dio la cancelación de la concesión, pese a las constantes quejas de los pobladores que iban desde reclamos hasta los golpes entre usuarios y trabajadores de Zeus.

[relativa2]

Durante esos 10 años, la empresa ha colocado de manera paulatina más parquímetros pues, aseguran, así lo estipula el contrato, sin embargo, fue en la actual administración, del panista, Fernando Yunes Márquez, que les prohibieron seguir expandiendo sus cajones de estacionamientos.

La medida se tomó porque la compañía los colocó en áreas sensibles como afuera de hospitales y escuelas, generando protestas y el rechazo de los pobladores.

En entrevista, Yunes Márquez asegura que es impensable terminar con la concesión antes de tiempo pues tendrían que pagar de multa unos 100 millones de pesos.

Zeus Vialidad tiene concesionados los parquímetros por 30 años, de los sólo ha transcurrido una década y los reclamos, peleas y quejas siguen ocurriendo.

Hace poco se reveló que los dueños de la compañía son empresarios de los medios de comunicación asentados en la ciudad de Córdoba, en la zona centro de la entidad, y en Poza Rica, en el norte.

La concesión también es desventajosa en las ganancias pues sólo el 33 por ciento del total de las alcancías es para el municipio, a través de un fideicomiso, y de ahí tienen que pagar los salarios de los empleados que colocan arañas y recaudan las ganancias.

En promedio, el ayuntamiento recibe unos 3 millones de pesos anuales con los cuales, en 10 años, sólo ha arreglado algunas banquetas y construido un monumento a la Independencia de México.

Debido a las presiones, la empresa Zeus empezó a cambiar los modelos de parquímetros por unos que expiden comprobantes de hora pagada, sin embargo, las quejas siguen de los usuarios acusando abusos en la colocación de los candados.

Julen Rementería entregó ese contrato desventajoso a la ciudad que gobernó, en contubernio con su cabildo y los diputados, que ha dejado el enojo de los jarochos y las calles del puerto con más de 1 mil 700 de esos aparatos.

[relativa3]

Versión para impresión