• Mundo

Estos son los países europeos donde la prostitución es legal

  • La Silla Rota
Hombres y mujeres ven con rentabilidad el intercambio de sexo por dinero

Hay países ubicados al centro del continente europeo que han permitido que la prostitución sea legal y esté regulada, lo que genera una división con aquellos que no solamente la prohíben, sino que además la penalizan.

[relativa1]

En ese contexto hay un sinfín de prostíbulos a la luz de la legalidad y a la sombra de esta, en donde hombres y mujeres ven con rentabilidad el intercambio de sexo por dinero.

El negocio de la prostitución se legalizó en Alemania en 2002 y al año factura cerca de 16,000 millones de euros. Hoy en día tiene una de las leyes de prostitución más liberales del mundo, lo que le ha dado la fama de ser el prostíbulo de Europa.

[relativa2]

En ese entonces, el gobierno de socialdemócratas buscó que las personas que se dedicaban a la prostitución pudieran contar con mejores condiciones laborales y que tuvieran acceso a la seguridad social, así como un fondo para tener una pensión en el futuro.

Asimismo, el país quiso acabar con los proxenetas que en la mayoría de las veces abusan de las quienes se dedican a la prostitución.

Otros países que también permiten de manera legal y regulada dicha práctica son Holanda, con su famoso distrito rojo de Ámsterdam; Austria y Suiza.

[relativa3]

Sin embargo, hay países con leyes conservadoras y contradictorias. Bélgica, por ejemplo, permiten la prostitución, pero prohíbe que haya prostíbulos.

España, Portugal e Italia, aún tienen camino por recorrer en el tema, pues, aunque toleran la prostitución, no permiten que terceros puedan lucrar con esta práctica, es decir proxenetas o propietarios de prostíbulos.

Por otro lado, en países como Lituania, Rumanía y Croacia, las leyes son estrictas con penas a la oferta del sexo de pago, pero no hay pena para la demanda.

Francia, por su parte dio un giro a las leyes en 2016 para no prohibir esta práctica. La Asamblea Nacional aprobó que se castigue con mil 500 euros a quienes paguen por servicios sexuales.

A su vez, Irlanda mantiene una postura más radical al prohibir la prostitución de manera general.

Lo único en que la mayoría de estos países tienen una coincidencia es en lemas como la prostitución de menores, que está prohibida en toda Europa, así como el tráfico de personas y la prostitución forzada

Versión para impresión