• Seguridad

Asesinan a dos maestras en la zona serrana de Veracruz

  • De la corresponsalía
Marisol Alonso Bonilla y Leticia Reyes, que impartían clases, de primaria y jardín de niños de Texcatepec

Medellín de Bravo, Ver. Dos maestras de educación indígena fueron asesinadas por disparos de arma de fuego en la comunidad de Lámina Vieja, en el municipio de Zacualpan, en la sierra norte del estado de Veracruz, casi en la frontera con la región sur de Puebla.

Las primeras versiones indican que las docentes respondían a los nombres de Marisol Alonso Bonilla y Leticia Reyes, que impartían clases, de primaria y jardín de niños respectivamente, en la escuela de Texcatepec.

Relatos periodísticos de los diarios de la Huasteca Veracruzana indican que, según las investigaciones, el novio de una de las víctimas, Antonio Romero, había quedado de encontrarse con Marisol en el crucero conocido Jacales, antes de llegar a Huayacocotla.

[relativa1]

Lo último que supieron de la profesora es que explicó, al parecer vía telefónica, que iba a ese punto en un automóvil tipo Tsuru de su compañera Leticia.

Sin embargo, entrada la noche, al ver que no llegaban, el maestro acudió a buscar a su pareja a la comunidad el Tomate, donde se ubican los planteles escolares.

En el camino ubicó el coche con las puertas abiertas, de inmediato dio aviso a la policía que inició un operativo de búsqueda.

Esto duró poco pues cerca de las 21:00 horas encontraron los cuerpos de las docentes en una barranca, a unos metros de donde estaba el automóvil.

Los primeros indicios hacen pensar a las autoridades que se trató de un asalto pues esos delitos son comunes en el tramo que comprende Texcatepec y Huayacocotla, aunque la Policía Ministerial investiga todas las líneas posibles.

[relativa2]

La muerte de las maestras llega en medio de un conflicto Magisterial en el estado de Veracruz, en el cual hay cientos de profesores en paro de brazos caídos en el área rural de Zongolica y Acultzingo, en la zona centro de la entidad, cerca de Orizaba.

El motivo es que los trabajadores de la educación aseguran que no tienen condiciones de seguridad para acudir a sus aulas pues son sometidos a pagos de piso, robos, asaltos y hasta privación de la libertad.

El gobierno del estado respondió que ha impuesto un operativo para brindar protección a los maestros cuando llegan y salen de clases.

[relativa3]

Versión para impresión