• Nación

México participó en trabajos para obtener la primera imagen de un agujero negro

  • Arantxa Atl
El telescopio Telescopio Milimétrico Alfonso Serrano, ubicado dentro del Parque Nacional Pico de Orizaba, fue uno de los protagonistas.

Pasaron 104 años de la teoría de la relatividad general –de Albert Einstein- hasta que un grupo de científicos y una red de telescopios reunidos en el proyecto The Event Horizon 'Scope (El telescopio Horizonte de Eventos), comprobara la existencia de “una singularidad que puede distorsionar el tapete del espacio-tiempo”.

Esta mañana desde México, y en conferencia de prensa simultánea en varios países del planeta, el equipo binacional México-Estados Unidos presentó los primeros resultados de una investigación que inició hace 10 años con la construcción de un telecopio y una cámara que captara las dimensiones del agujero, y que presenta la primera fotografía de la sombra de un agujero negro súpermasivo, en el núcleo de la galaxia M87.

Ocho telescopios se conectaron para sintetizar un telescopio único, gigante y del tamaño del planeta Tierra para lograr una resolución alta, suficiente "para ver una naranja sentada en la superficie de la luna".

En México, el telescopio milimétrico "Alfonso Serrano" fue el objeto que además protagonizó la investigación, pues es el telescopio con plato único más grande de la red y además se encuentra al centro de esta; su participación mejoró la calidad de la captura.

¡Sonríe a la cámara!

Fue en abril de 2017 cuando los telescopios de México, Estados Unidos, Chile y España apuntaron de manera simultánea hacia el núcleo de la galaxia M87 durante cuatro noches, a una distancia de 55 millones de años luz. Desde entonces, científicos y científicas del mundo analizaron los resultados para presentar esta imagen del agujero negro súpermaviso, la primera en la historia.

El Doctor Laurent Loinard, investigador del Instituto de Radioastronomía y Astrofísica de la UNAM, detalló que cada equipo participante trabajó durante siete semanas sin comunicación y de manera independiente, después, juntaron datos para reconstruir la imagen histórica que este miércoles fue presentada.

"Esta imagen es lo que se esperaba de un agujero negro supermasivo, está constituido por un anillo brillante, casi exactamente circular, como se esperaba, esta es una de las predicciones de la relatividad general. Al centro hay una zona más oscura que corresponde a la sombre que produce este agujero negro, y se debe a que la gravedad es tan intensa que la luz producida dentro de una cierta zona, puede escaparse".

Las imágenes de las cuatro noches (5, 6, 10 y 11 de abril de 2017) son prácticamente idénticas, y eso les dio confianza en el proceso para obtenerlas; en total, participaron cerca de 200 personas trabajando en jornadas muchos más allá de las ocho horas reglamentarias. 

En total, la interpretación y calibración de la imagen, tardó dos años.

¿Qué es un agujero negro?

De acuerdo con el Doctor David Hughes, la teoría de Einstein predijo la existencia de singularidades que permiten modificar el espacio-tiempo gracias a la presencia de objetos súpermasivos, ello fue alimentado por el científico alemán Schwarzschild en 1916, asegurando que un punto pequeño en el espacio, contiene suficiente masa para deformar la estructura del espacio-tiempo “de manera tan fuerte que un volumen de espacio delimitado por un horizonte de eventos que define una región dentro de la cuál nada puede escapar, incluso los objetos que viajan a la velocidad de la luz, y ni siquiera la misma luz puede escapar el campo gravitacional de una singularidad, por eso, estos objetos masivos con un horizonte de eventos, se llaman agujeros negros”

Mencionó que la existencia de los agujeros negros ha sido aceptada por la comunidad científica desde hace 60 años, pero hasta ahora nunca se había visto uno directamente.

En ese sentido, añadió que el motivo es el tamaño de esos agujeros, pues son muy pequeños, comparó dimensiones, y explicó que si se lograra colapsar un objeto con la masa de la Tierra, el tamaño del agujero negro sería de sólo dos centímetros, o si se colapsara el sol a un agujero negro, el diámetro de horizonte de eventos sería de tan sólo seis kilómetros.

El gran telescopio Alfonso Serrano

El protagonista de esta investigación en México, fue construido gracias a un proyecto que inició en 1992, primero con la localización del sitio que es la Sierra Negra, dentro del Parque Nacional Pico de Orizaba, y que implicó un inversión de 22 millones de dólares.

El Doctor Leopoldo Altamirano, explicó que el mismo astrónomo Alfonso Serrano el impulsor de este proyecto que no vio terminado, pues apenas en 2018 se terminó de construir el plato, que equivale a la mitad de una cancha de fútbol.

Su dimensión permite que el margen de error muy pequeño, constituido de muchas piezas que se sincronizan.

El trabajo allí arriba, destacó Altamirano, es que la altura complica los trabajos por la falta de oxígeno, por lo que los trabajos presentados este miércoles son todo un logro.

Versión para impresión