• Estado

Sergio Obeso, el cardenal veracruzano que sirvió a los pobres "sin demagogias"

  • Carlos Caiceros
El arzobispo de Xalapa Hipólito Reyes señaló que el arzobispo emérito pidió un funeral austero, "no quería grandes ceremonias"

Xalapa, Ver.-De cumplirse su voluntad el cardenal Sergio Obeso Rivera hubiese sido velado en el piso de la Catedral de Xalapa, señaló el arzobispo Hipólito Reyes Larios al inicio de la ceremonia de cuerpo presente.

Por esta razón, incumpliendo sus peticiones, el sencillo ataúd de madera en donde se encuentran los restos del arzobispo emérito fue puesto sobre una alfombra.

 

"El cardenal Sergio obeso Rivera vivió con mucha discreción y no le gustaba hablar de sus cualidades y de sus logros, sin embargo todos nosotros somos testigos de sus dones y de sus virtudes", destacó el arzobispo Reyes Larios.

 

Reconoció que tuvo que incumplir en parte sus peticiones, ya que la austeridad que pedía no iba acorde a su legado.

 

"Seguramente se hubiese enojado, no quería grandes ceremonias ni nada de eso", reconoció el arzobispo.

 

Sergio Obeso Rivera falleció este domingo a los 88 años de edad. La madrugada de este lunes comenzó su velorio y también durante el día se realizará  su misa exequial.

Terminando la Eucaristía su sepelio se llevará a cabo en la misma Catedral de Xalapa durante las próximas horas, es decir que sus restos serán enterrados en la iglesia.

Vida y logros

Durante la gestión de Obeso Rivera como arzobispo de Xalapa, de 1979 a 2007, se llevó a cabo la beatificación y canonización de San Rafael Guízar Valencia, quien es el primer obispo mexicano e hispanoamericano canonizado por la Iglesia católica.

Además, también logró la promoción y erección de la diócesis de Córdoba y Orizaba.

El fallecido cardenal igualmente presidió por tres ocasiones la Conferencia del Episcopado Mexicano y fue uno de los principales artífices de la Reforma Constitucional de la relación Iglesia y Estado.

En noviembre de 1988 fue nombrado presidente de la Comisión Episcopal del Clero, cargo que desempeñó durante dos trienios.

En la LVII Asamblea Plenaria del Episcopado Mexicano (CEM) fue nombrado presidente para el período 1995-1997.

En la Asamblea Plenaria LXX de la CEM, realizada en el mes de noviembre de 2000, fue nombrado Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social para el trienio 2001 - 2003.

Posteriormente fue reelegido con el mismo cargo para el trienio 2004-2006, aunque lo desempeñó hasta noviembre de 2005.

No obstante el entonces papa de la Iglesia católica Benedicto XVI aceptó su renuncia del arzobispado de Xalapa debido a su edad el 10 de Abril de 2007.

Sin embargo, 11 años después como arzobispo emérito el domingo 20 de mayo de 2018 el papa Francisco anunció en la plaza de San Pedro su nombramiento cardenalicio, mismo que recibió el 28 de junio de 2018 en la Basílica de San Pedro, en Roma.

De acuerdo con la información de su biografía el cardenal nació en Xalapa el 31 de octubre de 1931. Sus padres fueron don Emilio Obeso y doña Estela Rivera Ramírez.

Fue el sexto de nueve hijos y vivió sus primeros ocho años de vida en el pueblo de Las Vigas, aunque nació en Xalapa.

Ingresó al seminario el 23 de enero de 1944 y para el 10 de octubre de 1947 fue enviado a continuar su formación a la Pontificia Universidad Gregoriana en la ciudad de Roma, donde obtuvo el doctorado en teología.

Fue ordenado sacerdote el 31 de octubre de 1954 a su regreso a Xalapa en 1955 y destinado al Servicio del seminario. Allí se desempeñó como prefecto de filósofos, director espiritual docente de materias filosóficas e incluso como rector.

En 1971 Pablo VI  lo designó obispo de la diócesis de Papantla, en el Estado de Veracruz y su ordenación episcopal fue el 29 de junio de 1971.

El 18 de enero de 1974 fue nombrado Obispo Coadjutor con derecho a sucesión de la Arquidiócesis de Xalapa a la muerte del arzobispo Emilio Abascal y Salmerón, el 12 de marzo de 1979.

De esta manera se convirtió en el tercer arzobispo de Xalapa, en donde estuvo 28 años al frente hasta que solicitó su renuncia al actual papa emérito Benedicto XVI.

Servir sin demagogias

Durante el inicio de su velorio, el actual arzobispo de Xalapa Hipólito Reyes Larios destacó la cercanía de Obeso Rivera con los fieles católicos y su "Don de Gentes".

 

"Fue un pastor cercano con las personas de bajos recursos y por eso muchas veces recorrió las comunidades rurales y los pueblos de la sierra del Estado de Veracruz con una gran disposición y caridad Pastoral, siendo el pastor de esta arquidiócesis supo crear las estructuras eclesiales que le permitieron el acercamiento y acompañamiento a los sectores más desprotegidos".

 

Durante la madrugada de este lunes cientos de personas se congregaron en la Catedral de Xalapa. Tras su fallecimiento y la preparación de su cuerpo fue trasladado a la catedral a las 2 de la mañana.

En la iglesia algunos fieles rompieron en llanto y recordaron que fue el religioso con el que consagraron su fe católica.

 

"El cardenal Obeso Rivera nos enseñó con el testimonio de su vida que se puede y debe servir a los pobres sin asumir posturas radicales y sin demagogias", escribió el arzobispo de Xalapa en un comunicado.

 

Durante la misa se recordó que el cardenal dedicó parte de su gestión a la formación de los sacerdotes y después como arzobispo recorrió el territorio de la arquidiócesis de Xalapa

Durante la Eucaristía, Reyes Larios puso en las manos de dios al cardenal, pidiendo que "por su la misericordia descanse en Paz".

Sobre el ataúd se colocaron su palio arzobispal, el bonete y pectoral cardenalicio y un crucifijo. También las banderas de México y del Vaticano cubrieron la caja de madera, por ser un veracruzano que pertenecía al clero de Roma como Cardenal.

[Relativa1]

[Relativa2]

Versión para impresión