• Salud

Familiares de niños con cáncer crean red para adquirir medicamentos

  • Fernanda Torres
Recurren a farmacias de otros estados para comprar la medicinante ante el desabasto en hospitales de Veracruz

Veracruz, Ver.- Padres de familia con niños con cáncer, arriesgan su dinero en compras de medicamentos fuera del estado, con la esperanza de que la salud de sus hijos cambie.

Niños con distintos tipos de cáncer no logran conseguir su dosis de medicamento en el estado de Veracruz por lo que una pequeña red de padres de familia, se organizan para adquirirla en otras ciudades.

Martin Bautista, padre de Joanna, una chica de con Leucemia Linfocítica Aguda (LLA), inició el año pasado colectas y búsqueda de información para conseguir los medicamentos para su hija que no tenía el servicio de salud.

Con la creciente escasez por falta de medicamentos en los últimos meses, la red aumentó; ahora se apoyan unos a otros, se pasan Información, realizan actividades donde venden comida, rifas y recolección de tapitas.

"Si mi hija pone sus venas, yo por qué no pongo mi trabajo."

La red

Esta organización inicia desde julio de 2018, con la recolección de PET y venta de otros productos en el malecón de Veracruz y el Zócalo con la ayuda inicial del grupo Caravana Cultural.

El dinero recaudado iba directamente a un fondo en común para comprar la medicina de los niños, debido a que el costo es muy alto, a veces solo les servía para solventar el envío y cada padre desembolsaba la cantidad que la farmacia solicitara.

El señor Martín Bautista funge como encargado de cotizar precios en farmacias especializadas y laboratorios de otras ciudades como Querétaro, Xalapa, Guadalajara o Monterrey y posterior a eso, recolecta el dinero de los demás padres y espera a que se los envíen.

[relativa1]

Riesgos

El riesgo de adquirir la medicación de esta forma es considerable, no solo por los gastos a los que los padres se tienen que enfrentar, también al estado en el que el medicamento pueda llegar y dejar de ser útil.

Dado que se habla de medicamentos delicados donde su conservación a cierta temperatura es vital, el envío tiene un costo a través de DHL que va desde 950 pesos hasta los 1200.

Podrían contratar un seguro dentro de la empresa que traslada la medicación, pero el costo se vuelve a elevar y los padres se arriesgan, pues DHL no se responsabilizaría si el medicamento se descompone o llegara a romperse.

[relativa2]

Seguro Popular

Otra de las aristas del problema es que la atención para algunos niños ha dejado de ser totalmente gratuita en el Hospital de Alta Especialidad de Veracruz.

A pesar de que los niños están inscritos en el programa federal Seguro Popular (aún vigente) las pólizas no cubren el rubro Hematopatías Malignas Tumores sólidos fuera del Sistema Nervioso Central y Tumores sólidos, por lo que niños con este tipo de cáncer se encuentran a la deriva.

Carmela García Ramírez y su hijo José son el ejemplo. Ella se encuentra sola y debido a los cuidados que necesita el pequeño, no puede trabajar, el Seguro Popular dejó de cubrir el tratamiento y aunque ya llegó a un acuerdo para pagar con el Hospital Regional de Alta Especialidad de Veracruz, la suma a costear cada vez aumenta.

Susana Ponce, madre de uno de los pequeños que son atendidos en la Torre Pediátrica de Veracruz, cuenta que ya tuvieron una reunión con el director Hospital Regional, Sócrates Gutiérrez Castro quien aseguró que el problema se solucionaría a la brevedad, situación que la señora asegura, continua igual.

[relativa3]

Joanna Bautista

A los nueve años la hija de don Martín recibió el diagnóstico de Leucemia Linfocítica Aguda, luego de dos años en batalla contra este tipo de cáncer infantil.

La Leucemia Linfocítica consiste en que una célula de la médula ósea presenta errores en su ADN.

Los síntomas a los que la menor se tuvo que enfrentar, iban desde agrandamiento de los nódulos linfáticos, hasta moretones, fiebre y dolor en los huesos, entre otros.

El tratamiento puede incluir quimioterapia o fármacos de liberación localizada que destruyen las células cancerosas, en este caso puede ser la ciclofosmida.

"Solo Dios sabe lo que ocurre en su cuerpo", dijo su padre.

La enfermedad afectó demasiado a su familia de manera económica y moral, pero había que "Darle un giro a la depresión", contó don Martin.

Tan solo la semana pasada hicieron un pedido con un valor de seis mil 500 pesos, el equivalente a ocho cajas con dos ámpulas aproximadamente.

Tanto don Martin como doña Susana lo único que esperan es la mejoría de sus hijos, cosa que aseguran será más fácil, si los medicamentos que deberían estar en el Hospital Regional de Alta Especialización se los proporcionaran tiempo y forma.

Versión para impresión