Los funcionarios de la generación “próspera”

  • Aurelio Contreras Moreno
El cese de Deantes y Spinoso hace unos días no se debió a su falta de probidad.

La confirmación de los personajes que se integraron a nuevos cargos en la administración del gobernador Javier Duarte de Ochoa dejó en claro que el cese fulminante de Gabriel Deantes y Édgar Spinoso hace unos días no se debió necesariamente a su falta de probidad.

Las “cartas credenciales” de sus relevos y del resto de los enroques de nuevos funcionarios deja bastante que desear, y no abona absolutamente en nada para mejorar la imagen del Ejecutivo estatal en su conjunto.

Para abrir boca, se nombró como oficial mayor de la Secretaría de Educación a Vicente Benítez. Para quienes no lo conozcan, se desempeñaba como tesorero de la Secretaría de Finanzas y Planeación cuando aquel affaire de las maletas con 25 millones de pesos en efectivo incautadas a personal del Gobierno de Veracruz por la PGR en el aeropuerto de Toluca en 2012, en los albores de la campaña presidencial.

Aunque el entonces secretario de Finanzas Tomás Ruiz González pretextó que ese dinero era un adelanto para pagar parte de la organización de las fiestas de La Candelaria y de la Cumbre Tajín –lo que de ser cierto, habría significado un delito de evasión fiscal, por el monto de dinero que se trasladaba–, siempre quedó en el aire la sospecha de que el destino real del dinero era la campaña del candidato del PRI a la Presidencia, Enrique Peña Nieto.

Y para quitarse el golpe, la culpa del “error” fue achacada a Vicente Benítez, quien tuvo que “renunciar” a su cargo público. Aunque no fue dejado a su suerte, al contrario. Fue habilitado como el “operador” financiero en la sombra de las campañas federales de ese año. En los hechos, siguió siendo el encargado de los maletines llenos de billetes con que se financió a los candidatos para que hicieran proselitismo y aparecieran en los medios. Su lealtad fue premiada más tarde con la Subsecretaría de Desarrollo Social, donde permaneció hasta hace poco.

Su lugar en la Sedesol estatal lo ocupa ahora José Ruiz Carmona, conocido en la grilla jarocha con el sobrenombre de “Pepín”. Este individuo es uno más de los integrantes de la generación de la “fidelidad”, pues fueron formados por el ex gobernador Fidel Herrera.

En el trienio pasado, “Pepín” Ruiz fungió como director del Sistema de Agua y Saneamiento Metropolitano de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río-Medellín, de donde salió hace poco entre señalamientos de presunta corrupción y de haber provocado la quiebra del organismo.

En la Subsecretaría de Finanzas fue nombrado Sergio de la Llave Migoni. Es quien menos cuestionamientos al respecto ha recibido, ya que su paso por la Dirección de Espacios Educativos fue más bien gris. De todos modos, tiene señalamientos de haber incumplido con la entrega de un centenar de obras en planteles escolares.

La cereza del pastel es el relevo de Sergio de la Llave en Espacios Educativos. Se trata de Xóchitl Tress, la viuda del diputado federal panista Gregorio Barradas, ejecutado por un comando armado en 2010, y quien se hizo famosa cuando unos meses más tarde de la muerte de su esposo, fue “balconeada” con la difusión de fotografías semidesnuda y sosteniendo un tórrido romance con un diputado federal del PRI, marido de la alcaldesa de Ciudad Isla, Amanda Gasperín Bulbarela. A ésta última, la misma Xóchitl Tress la acusó públicamente de ser autora intelectual del asesinato de Gregorio Barradas.

El único mérito político de Xóchitl Tress para obtener su actual nombramiento, además de contender como candidata del PAN a una diputación federal en 2012 montada en el ataúd de su malogrado esposo, es ser la nueva princesa cortesana de palacio de gobierno.

Sí. La probidad y honradez no son –y por lo visto no serán– requisitos para ser funcionario de la generación “próspera” en el gobierno de Veracruz. Pero como dice un viejo adagio popular: hay que ser cochino, pero no trompudo.

Email: aureliocontreras@gmail.com

Twitter: @yeyocontreras

Versión para impresión

Anteriores

Aurelio Contreras Moreno

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP). Inició su carrera en el periodismo como reportero gráfico en el Diario “Cambio”, en 1995, en la ciudad de Puebla, siendo aún estudiante.

Fue Subdirector fundador de Diario “AZ Veracruz” y Subdirector de Información en Diario “AZ Xalapa”.

Entre 2005 y 2006 participa en el proyecto periodístico colectivo “Horas Extra”, el primer periódico gratuito que se publicó en el estado de Veracruz, y del cual fue uno de los fundadores e integrante del Consejo de Redacción.

De 2006 a 2014 fue Director Editorial de Grupo Líder, que edita la revista Líder en los estados de Veracruz y Puebla.

Actualmente es colaborador de la revista etcétera, del noticiario radiofónico “Infórmese” de  EXA FM en la ciudad de Matamoros, Tamaulipas, y autor de la columna “Rúbrica”, que se publica en diferentes medios de comunicación, impresos y digitales.