Leer a Sergio Pitol

  • Alma Espinosa

Los libros “El arte de la fuga”, “El mago de Viena” y “Domar a la divina garza” son, quizá, los que más citan quienes hablan del escritor poblano por nacimiento y veracruzano por adopción: Sergio Pitol.

En días recientes se ha hablado y escrito mucho del buen Sergio y con el pretexto de que las referencias bibliográficas son casi las mismas, recordemos un libro del que casi no se habla y que incluso sirvió de guión para que en 1993 Carlos Carrera dirigiera una película: “La vida conyugal”.

Si no han leído la novela, quizá recuerden a la pareja de esposos: Socorro Bonilla en el papel de Jacqueline Bonilla y Alonso Echánove como Nicolás Lobato. Sin poder clasificarla como drama o comedia, la película da su interpretación del escrito de Sergio Pitol, que data de 1990.

En su lenguaje cinematográfico, la película muestra los rasgos más representativos de la personalidad de los dos protagonistas; sin embargo, el siempre rico lenguaje literario deja ver tantos detalles de cada uno que es fácil irlos construyendo en la mente, mientras uno a otro se destruyen a lo largo de 133 páginas.

Sin poder “encajar” en un ambiente intelectual y presa de una sensación de inseguridad y frustración, Jacqueline Cascorro se ahoga en su relación marital. Recién iniciada la obra, la protagonista reflexiona sobre su situación como esposa, a través del libro “Fisiología del matrimonio” de Honoré de Balzac.

Con base en lo anterior, Jacqueline concluye que a los pocos años de casada, la mujer solo siente aversión por su marido; repulsión casi absoluta como resultado de la tiranía con que él la trata. Pero no solo eso, más adelante la protagonista escribe que la vida se alimenta de la pasión, pero no hay pasión que logre sobrevivir al matrimonio.

Apenas unas líneas bastan para que el autor de “La vida conyugal” dibuje hasta el más mínimo detalle cada una de las características del personaje. En el caso de Jacqueline es fácil identificar ciertos rasgos, y más cuando hace afirmaciones como “no hay matrimonios completamente felices” y “el matrimonio está preñado de crímenes”. Mientras, Nicolás Lobato es un hombre ambicioso cuyos negocios, familiares y mujeres lo mantienen ocupado.

Una historia trágica y grotesca; una mezcla de amor y odio que lleva a los personajes a ser ridículos. Así es “La vida conyugal” de Sergio Pitol, quien desde muy pequeño comenzó su carrera de escritor sin siquiera saberlo. ¿Cómo la empezó? Leyendo. Los libros fueron su mejor aliado cuando necesitaba una compañía y explorar nuevos mundos, aún cuando no podía salir de su casa. Este también puede ser nuestro destino si le damos la oportunidad a los libros para que entren en nuestras vidas.

¿Qué hacer en la semana?

El jueves 12 de febrero, a las 20:00 horas se presentará la exposición “SIMPLIcity”, del artista Víctor Mora, en la Galería de Arte Contemporáneo. La muestra presenta imágenes representativas del México que a mediados del siglo XX se convertía en una sociedad “moderna”. Víctor Mora estudió el comportamiento de la ciudad y sus habitantes, a través de la forma de vestir que evidencia la evolución de la población. La colección integra figurines o patrones confeccionados por su madre, piezas que han tenido influencia en su quehacer artístico. La cita es en Xalapeños Ilustres 135, Centro de la ciudad de Xalapa.

Versión para impresión

Anteriores

Alma Espinosa

Es originaria del Distrito Federal y desde hace más de una década radica en Xalapa. Es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Estudió la especialidad en la Enseñanza de la lengua y la literatura en la Universidad Pedagógica Nacional Unidad Xalapa, donde actualmente es docente. Es egresada de la maestría en Literatura mexicana por la Universidad Veracruzana.

Actualmente cursa el diplomado para la Profesionalización de mediadores de lectura por la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco. Es mediadora del Programa Nacional Salas de Lectura del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Ha impartido talleres relacionados con el tema de la lectura y la escritura, y desde hace dos años es una de las mediadoras que dirige la sala de lectura Equinoccios.

Como periodista ha trabajado en el Instituto Mexicano de la Radio, el periódico U2000. Crónica de la educación superior, y el Departamento de Prensa de la Universidad Veracruzana. Fue gestora cultural en la USBI Xalapa. Actualmente colabora en el área de Comunicación Social del Instituto Veracruzano de la Cultura.