Mensaje de error

Notice: Undefined offset: 0 en eval() (línea 2 de /var/www/html/Veracruz/sites/all/modules/views/plugins/views_plugin_argument_default_php.inc(53) : eval()'d code).

Adolescentes...

¿Qué está pasando en Veracruz con sus autoridades? Es una pregunta recurrente.

Pareciera que dan tumbos y con ello azotan a Veracruz.

Es evidente que hay proyecto y estrategia para que el grupo que se apoderó del Gobierno en Veracruz se eternice en él.

Es obvio que Fidel Herrera quiere gobernar por muchos años. Primero él, luego Javier, el experto en finanzas que tiene expedientes de a quién y cómo  les entregó recursos en épocas electorales y en diversos momentos y circunstancias; luego Alberto, experto en relaciones públicas, quién proveyó a directores de medios y les cuidó en diferentes situaciones, también tiene información; Erick, un leal servidor, experto en conseguir lo que se le pida,  que posee información sobre muchos asuntos; y el heredero Javier a quién ya preparan y estrenaron en la comparecencia del Secretario de Hacienda Luis Videgaray con un discurso de total apoyo al funcionario.

Hay un proyecto y ambición, un plan y materia para ejecutarlo.

Pero también hay personalidades diferentes, inteligencias de distintos niveles y con eso no se puede.

Gobernar con desenfado y mano dura a la vez no a todos les sale. Soltar chistoretes, hablar con ironía, comportarse graciosamente mientras se da una puñalada trapera no siempre funciona porque depende de la personalidad.

Usar estrategias de represión con una sonrisa no a todos les va, se necesita experiencia y eso se da con la edad y la formación política.

Pareciera que hace falta madurez.

Una característica de muchos hombres es su dualidad entre la inteligencia y su estatus de adolescentes permanentes.

Las fiestas, el desenfado, las mujeres, los berrinches, gastar dinero, la bravuconearía, las parrandas, la venganza, el pandillerismo, ser bromistas, buleadores, pesados, rehenes de las emociones, son algunas de sus características.

Pareciera que eso pasa en Veracruz, la adolescencia nos gobierna.

Se quiere actuar de una manera de acuerdo al guión pero resulta contraproducente. Las ironías salen grotescas, el control político de los enemigos se convierte en fascismo, el uso del dinero público para mantener el poder se vuelve saqueo descarado, las denuncias se convierten en un circo patético, los desafueros una venganza ridícula, y así. Se actúa con las emociones propias de la inmadurez.

Madurez, la camada de políticos formados en el fidelato adolece de ella. Pueden seguir el guión y hacer lo que se les dice pero no saldrá como lo esperado.

Se les ha dado todo: educación, dinero, autos, mujeres, viajes, esposas, hijos y poder, todo.

Pero la madurez no se puede heredar, la personalidad tampoco y menos la inteligencia. Y entonces no se puede reaccionar igual.

La inmadurez y las circunstancias tienen a Veracruz en una situación crítica.

El dinero ya se lo acabaron y ahora van contra la clase pudiente, la de los empresarios, esa clase media alta y alta que ve perder sus privilegios día a día, que se miraron millonarios con Fidel y ahora han descendido uno o dos escalones gracias a la delincuencia, al adeudo del Gobierno y, ahora, al incremento de un impuesto al trabajo.

Aunado a ello está el descarrilar a la dinastía Yunes Linares cueste lo que cueste y/o poner trabas a los correligionarios que quieran romper el proyecto de gobernar al infinito.

No son cosas menores.

Veracruz está privado de su libertad, es un rehén en manos de un proyecto político en el que prevalece la inmadurez.

El problema es que hay hombres que nunca maduran y pareciera que el plumaje de este grupo político... es de esos.