Sucesión, PRI y gobierno responsables

  • Rafael Arias Hernández

Fin a 37 semanas y a 12 de elecciones. Letanía popular que se repite: ¿Dónde están, los miles de millones de pesos desaparecidos?, por “manos limpias y frente en alto”.  Más fama nacional y mundial, con Megamarchas de UV y protestas populares en aumento. Más requerimientos de devoluciones y comprobaciones. Más deuda. Más ejecuciones, desapariciones y fosas. Soledad y  repudio como destino.

Los cuantiosos y caros desastres del PRI-GOBIERNO, así como sus contados y onerosos logros y avances,  enseñan que hay que tener siempre presente y jamás olvidar: que las necesidades no se satisfacen por sí mismas; que los problemas no se crean ni resuelven solos; y  que ofensas y daños mayores al Estado de Derecho,  son impunidad y  cinismo gubernamental.

Denigrante, contraproducente e injusto,  imponer crimen sin castigo como ejemplo. ¿Dónde está la voz y reclamo partidista?

Tema de interés individual y colectivo,  de diálogo y debates públicos, de acuerdos y desacuerdos. Sin duda relacionado con Justicia, Bienestar Social y Buen gobierno; insoslayable para libertad y pluralidad,  responsabilidad y solidaridad.

Tema de actualidad y trascendencia en toda Democracia; y más importante en elecciones, y  no sólo de distracciones mediáticas.

LECCIÓN NO APRENDIDA Y PADECIDA

Experiencia propia y ajena, repetida hoy, aquí y en muchas partes.

Empezar por recordar que quienes gobiernan y el partido que los postula, apoya y alienta son, en gran parte, responsables y culpables de lo que se padece, sufre  y aguanta. Urgente, la  revocación de mandato.

Nada nuevo. ¿Querían poder y representación pública?

Como lo consiguieron y tienen  privilegio y responsabilidad de gobernar. Ahora, lo mínimo es exigirles explicaciones, rendición de cuentas y realizar auténticas evaluaciones para, si acaso hay algo bueno, consolidarlo y mejorarlo; y si, por el contrario, como sucede y comprueba, abundan errores, pérdidas, fracasos y retrocesos, así como  saqueos y desaparición de miles de millones de pesos, entonces hay que evaluar y proceder a señalar responsables y culpables, para procesarlos y, en su caso, sancionarlos.

Pero sobre todo, poner atención y acción inmediata a cinismo y prepotencia, para impedir que responsables y  causantes de los desastres sigan causando daños y  privaciones.

Nada de que olímpicamente se incorporan a equipos de campaña o al hampa electoral. No más de los mismos ineficientes y delincuentes en el gobierno, es debe ser prioridad elemental despedirlos.

Cierto, a muchos la Historia los juzgará; pero no menos deseado y esperado, es que si  justicia y  ley los alcanza y somete ahora, es mejor. Imprescindible y recomendable, inmediato control de daños y remediación o corrección de afectaciones y consecuencias.

Atención eficaz y oportuna a necesidades y rezagos de la población; y, solución oportuna a problemas y conflictos sociales.

Insistir y señalar a responsables y culpables, por costosos sacrificios y privaciones sostenidos y padecidos.

Contraproducente desatender y permitir continuidad de usos y abusos de servidores públicos, nombrados y ratificados,  repetidos y fortalecidos, incluso premiados con nuevos nombramientos y hasta fuero y protección oficial. Más cuando electos y contratados en el gobierno, improvisados o preparados, se convierten en conocidos intocables y reciclables. ¿Es obligado repetir y sostener más de lo mismo, y de los mismos?

INDISCUTIBLES RESPONSABILIDADES PRESENTES

Objetiva y profesionalmente. Lo que hoy pasa en Veracruz, debe reclamarse en buena medida al PRI y a los gobernantes que en los últimos años ha  llevado al poder, así como a políticos y funcionarios que se han beneficiado, al tomar parte de decisiones y acciones, complicidades y omisiones.

Escandalosos saqueos, cubiertos con alteraciones de  fiscalización y desapariciones contables. Irresponsabilidad y cinismo, que han arruinado  administración oficial, quebrado  finanzas públicas, y causado  mayores crisis,  debilitamiento y quiebra de instituciones gubernamentales. Ineficiencia y delincuencia en lavandería de  Contraloría,  Órgano de Simulación Superior ORFIS y encubrimiento de diputados.

Cuestionadas y limitadas transparencia, acceso a la información, fiscalización y rendición de cuentas.

Poca o nula participación ciudadana y social en asuntos públicos y gubernamentales. Cero diálogos y  raros debates públicos, crítica y autocríticas ausentes, repudiadas o ignoradas. Ni de chiste hay evaluación y contraloría social verdadera y efectiva; y si, en cambio, sobra simulación y evasión oficiales.

Partido en inanición y olvido; militantes y simpatizantes ausentes y marginados. Membretes y organizaciones inexistentes. Ni Democracia ni Justicia Social y más presencia del Hampa Electoral.

Así que llego la hora de evitar la continuidad de la impunidad. Es nuestra responsabilidad impedirlo.

No hay de otra y para empezar, es urgente enfrentar el mal que nos aqueja. Erradicar el dominio de ineptitud e ineficiencia. Identificar y combatir, sancionar y eliminar, tanto transgresión sistemática de la norma, como delincuencia acostumbrada o institucionalizada, en administración pública y  gobierno.

Ni simulación, ni desinterés o disimulo. La gravedad de los problemas y la complicación de la situación,  exigen que se señale e identifique a responsables y culpables; incluso,  reiterar que usualmente son intocables y reciclables.

Y aunque no se crea y espere, también hay que tener presente lo importante que es  reconocer y valorar las excepciones, cuyo trabajo, esfuerzo y resultados hablan por ellos.

Es de justicia hacerlo, no todos son iguales, hay regulares y buenos; aunque nunca se debe olvidar, que también hay malos, peores y perversos reincidentes.

Lamentable y preocupante, sostener y soportar a  muchos políticos y gobernantes, de conocida ineptitud y prepotencia,  ineficiencia y delincuencia. Imposible ocultar y soslayar que en muchas formas, se han convertido en  destacados causantes y promotores de resistencia y desobediencia civil, de justificadas inconformidad y protesta sociales,  que crecen y se fortalecen.

Estructuras gubernamentales afectadas por improvisación, incapacidad, servilismo, abyección, simulación, encubrimiento, complicidad, corrupción,  burocratismo, torpeza, inexperiencia, impreparación, ignorancia...y más.

En fin, no hay que olvidar que una invitación a la rebelión efectiva es aquella que, en situación difícil y compleja, el gobierno pretende imponer injusticia y abuso, ineptitud e  impunidad, causando carencias y limitaciones, rezagos y  sacrificios en aumento.

Bien se sabe. Éste y otros temas de análisis y debate están abiertos y son, parte de la agenda mínima de fortalecimiento de la participación ciudadana y sociales, fundamentales para gobernar al gobierno.

*AcademicoIIESESUV

@RafaelAriasH

Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasHdez  

Versión para impresión

Anteriores

Rafael Arias Hernández

Actualmente es Investigador del IIESES y maestro de la Facultad de Economía de la UV.

Cuenta con  Licenciatura en Economía, por la Universidad Veracruzana. Obtuvo mención honorífica Cum Laude.  Maestría en Economía con especialización en Desarrollo Regional y sub especialización en Historia del Pensamiento Económico. Salt Lake City, Utah. USA. Diplomado por la U.V. en “Habilidades del Pensamiento”.  Alta Dirección AD2 Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas. (IPADE). Becario en los programas Lincon-Juárez y LASPAU.  Asesor académico y maestro de Enseñanza Media, Esc. De Bachilleres Noc. “Art. 3º Constitucional”, Xalapa, Ver. Maestro en la Facultad de Economía, y de la Maestría en Desarrollo Regional. Historia Económica, Desarrollo Económico, Desarrollo Regional, Taller de Investigación, Metodología, Habilidades del Pensamiento y otras cátedras. Maestro en “Técnicas de Debate” de la maestría en Acción Política y Administración Pública, de la Universidad Anáhuac. Xalapa, Ver.

Director General Técnico y Secretario General de la Universidad Veracruzana.

En el Gobierno Federal, fue Delegado Estatal de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial en Veracruz, y Director de Desarrollo Regional en SPP. En el Gobierno del Estado de Veracruz ha sido Asesor Económico, Jefe de Prensa y Comunicación Social, Director General del Instituto Veracruzano de Cultura, Director General de Industria, Comercio y Estadística, Coordinador de Participación Ciudadana, Coordinador Ejecutivo del Comité de Planeación para el Desarrollo (COPLADEVER). SEFIPLAN, (2010)

Miembro de diversas Asociaciones Civiles y ciudadanas, como el Colegio de Urbanistas y Planificadores, el Colegio de Economistas; la Fundación Cambio XXI A. C.; y de la Fundación Colosio A.C. Colaborador de diversas revistas y publicaciones académicas. Articulista de diversos periódicos, y de otros medios de comunicaciones nacionales, estatales y municipales.