Dolor colectivo

  • Nyx Diahann Sánchez Fierro
Los recuerdos de 1985. Las experiencias de este 19 de septiembre de 2017. Superar dolor y angustia.

Recapitulando

Martes 19 de septiembre, seguramente muchas personas tenían su mente proyectada en esa misma fecha pero de 1985 ¿Cómo es posible que después de muchos años aun conserven esos recuerdos? Ha pasado mucho tiempo y no es grato, de acuerdo a lo que comentan las personas que lo padecieron fue algo inexplicable, un suceso que causó mucho dolor, que provocó sufrimiento, escasez, ruina… y después de 32 años conmemorando este hecho con un simulacro, nuevamente se hace presente un sismo que afecta distintos estados.

A diferencia del temblor de 1985 existen muchos recursos que facilitan la manera de apoyar a los que han sido afectados, México es un país que ha demostrado ser solidario y dar lo mejor de sí; sin embargo, siempre hay quien abusa de la situación, los desapegados, los desinteresados, los que fingen interés para sacar provecho, las víctimas, los que apoyan y los que quedan en el intento, en fin, un escenario social del que nuevamente todos somos parte asumiendo roles distintos.

En las redes sociales se hacen presentes comentarios de todo tipo, evidenciando lo bueno, lo malo y lo sin sentido. Lo bueno es el apoyo que todos en medida de sus posibilidades han otorgado, no solo enviando víveres sino involucrándose, también haciéndose presentes; lo malo, las personas que han aprovechado esta situación para robar, dañar o simplemente dejando de hacer lo que está en sus manos; lo sin sentido, el sufrimiento, el dolor, las muertes, la angustia… ¿Qué se hace en estas situaciones?

Las instrucciones que se han recibido son limitadas, porque nos indican qué hacer en el momento del sismo pero, lo complejo es lo que se está viviendo: ¿Qué se hace con lo que se siente, con lo que se vive, con las secuelas? ¿Cómo se supera el dolor, la angustia, el temor?

Dudas, incertidumbre…

Lo real es la situación que se vive y la posición que tomamos, ¿qué rol hemos desempeñado en este escenario? Lo preocupante es pasar desapercibidas estas situaciones, contrastando realidades y tomando provecho de estas, tenemos muchas posibilidades para poder ayudar, el dolor, la angustia y el temor puede disminuir cuando las personas acompañamos a otros en este mismo sentimiento, los desapercibidos o los indiferentes no valen, no solo es sentirse mal para ser solidarios, se requiere acción, asumamos el mejor rol, de soluciones efectivas, sin torpezas, la solución está basada firmemente en la pertinencia, ¿qué puedo hacer? Y, ¿cómo puedo dirigirlo?

México presenta una situación retadora en la que involucra a todos sus habitantes para dar lo mejor y brindar un trabajo colaborativo, no hay un tiempo determinado ni una hora precisa, cualquier momento es ideal cuando se tiene la intención.

Versión para impresión

Anteriores

Nyx Diahann Sánchez Fierro

Psicóloga social por la UAT (Tlaxcala), investigación en la conducta homicida. Docente en Bachillerato. Estudia maestría en Educación (UPAEP) y aborda temas de psicología, ética, educación  y sociedad.