Más pobreza, inseguridad e impunidad

  • Rafael Arias Hernández
Inútil y costoso hacer elecciones, sin fiscalizaciones y evaluaciones sociales.

Quedan 293 días, a quienes incapaces en el gobierno, muestran y demuestran los alcances del no poder, de más de lo mismo.  Fin del PRIVERDE en el gobierno federal: y del PANRD en el estatal. En su momento, en su ámbito, también los de MORENA deben ser evaluados.

Inútil y costoso hacer elecciones, sin fiscalizaciones y evaluaciones sociales.

Imposible ignorar o minimizar, que a los gobiernos de hoy, los caracteriza la continuidad de la impunidad, con sus dosis de insensibilidad, simulación, incapacidad e injusticia.

Aumentan delitos denunciados o no. Destacan más de 2,500 homicidios en un año; pero insisten que no pasa nada, distraen y manipulan para sostenerse o alcanzar el poder. Autistas y convenencieros, se aferran a obsoletas ideas o caros caprichos.

Claro que hay que apreciar y aprovechar lo bueno, es de justicia hacerlo. Cuesta tanto y se logra tan poco, que sería absurdo y perjudicial no defender y consolidar caros y escasos logros y avances, resistencias y perseverancias. Además, nunca debe olvidarse que el esfuerzo principal es ciudadano y social, no del gobernante o servidor público.

Pero también, por elemental sentido de justicia hay que decirlo. El mayor esfuerzo y sacrificio es de los pobres.

Además. Hay que tener presente, que buena parte del apoyo a los desvalidos y necesitados viene de fuera. De allende la frontera, llegan puntuales las remesas.

En pesos, de acuerdo al Banco de México en 2017, casi 540 mil millones para el país; y unos 24 mil millones para Veracruz.

En el estado, por encima de su riqueza natural, ya hay casi 6 de cada 10 que son pobres y 2 hambrientos.

Innegables. Crecen y se fortalecen inseguridad, pobreza, hambre y recesión económica. Situación ideal para violencia y delincuencia, sobre todo en temporada de elecciones, cuando el hampa electoral de todos colores se hace presente, para fortalecer manipulación, condicionamiento y clientelismo de programas oficiales de desarrollo social y asistencial, de distribución y entrega de despensas, becas, subsidios y apoyos, sin control, fiscalización y evaluación social real.

ATENDER  PRIORIDADES  SOCIALES, O PADECER LAS CONSECUENCIAS

Entretenidos en amarchantadas elecciones. Enajenados por candidatos y partidos incongruentes, e inundados de escándalos, propuestas y promesas que nunca cumplirán, millones y millones de veracruzanos pagan las consecuencias de errores y abusos, pérdidas y saqueos, retrocesos y pretextos de quienes detentan el poder para su beneficio, de sus familias y socios.

¿Qué nos pasa, si sabemos, que vamos de mal en peor? ¿Por qué persistir en más de lo mismo y de los mismos? ¿Cuándo se atenderá primero lo primero, lo prioritario ciudadano y social; y no lo que políticos y gobernantes ineficientes y delincuentes, sin escrúpulos imponen para beneficiarse?

Tan inocultable el desastre heredado, como el ya ocasionado por el presente; y peor que se va a poner.

Veracruz es ejemplo de cómo, a pesar de ineptos y corruptos; por encima de más de lo mismo y peor. Los pobres ayudan a los pobres.

En efecto, hay que insistir y repetirlo. El programa de verdadero desarrollo social más importante, es el de los pobres que se fueron, porque aquí no los atendieron ni se les dio oportunidad, y ahora puntual y personalmente envían recursos y apoyos a sus familiares que aún siguen aquí.

Tan solo a través de instituciones financieras, a diciembre de 2017, en dólares llegaron al país, más de 26, 993 millones en remesas; y 1,193 millones para la entidad veracruzana.

Se estima que, el promedio de envío mensual, recibido por familia es de 398 dólares. La cobertura llega a 251 municipios, de ellos 13 captan más de la mitad de lo que recibe el estado.

Destacan, en millones de dólares: Xalapa (86), Veracruz (78), Orizaba (68), Córdoba (64), Martínez de la Torre (53) y San Andrés Tuxtla (46), Poza Rica (36), Tlapa coyán (35), Playa Vicente (34), Minatitlán (33), Acayucan (33), Coatzacoalcos (31), Tierra Blanca (28) y Misantla (28).

Conclusión comprobable. El mayor programa existente, de real y puntual apoyo a los pobres es de los pobres.

AUMENTA LA POBREZA POLÍTICA

Lo que han probado los programas oficiales es que, entre más se combate a la pobreza más crece. Y en general, que los diversos ámbitos de gobierno, están inundados de ineficiencia y delincuencia. En peligro real, elecciones efectivas y confiables, cuando desde los gobiernos se activan y apoyan formas de condicionar, manipular, formar clientelas, comprar actas, sobornar funcionarios y arreglar autoridades. Pero sobre todo, cuando se disponen y canalizan recursos públicos, presupuestados o no; y hasta se distorsionan o manipulan atribuciones institucionales para beneficiarse o favorecer a familiares y socios.

Congreso, órganos autónomos y fiscalización oficial de todo tipo, con sus excepciones, son decorativos, caros y encubridores.

“El que esté libre de pecado que tire la primer…beca, apoyo o despensa”

Atrapado en la pobreza política de muchos de los que lo gobiernan, Veracruz padece un enorme desastre, permitido y fomentado por cómplices y partícipes, ordeñadores y extorsionadores.

Mientras tanto, se desaprovechan valiosas oportunidades y hasta desaparecen o disminuyen algunos de los pocos logros y avances.

En consecuencia, aumentan rezagos y pendientes, limitaciones y sacrificios populares.

Así, ahora resulta que no solo no se crean empleos suficientes, sino que se pierden, y no se hace ni dice nada al respecto.

Inaceptable encubridora rendición de cuentas, sin información actualizada y confiable. Imposible la participación y la evaluación pública sin respeto y garantía a derechos y libertades ciudadanas y sociales.

Por eso, ante pobreza política que fomenta opacidad, desinformación y simulación, obligado insistir: ¿De qué tamaño es el daño recibido y cuál es ya, el acumulado? ¿A cuánto asciende el total-total de deuda pública estatal y municipal? ¿Dónde están los miles de millones de pesos presupuestados y desaparecidos? ¿Y los resultados de la entrega recepción? ¿Cuántos despedidos y nuevos contratados van? ¿Renovar o autorizar más concesiones y privatizaciones, para beneficiar a quienes? ¿Cuál es el costo de la reestructuración de la deuda? ¿Por qué los descomunales y ofensivos súper sueldos, prestaciones y beneficios, a funcionarios?

-Academico.IIESESUV @RafaelAriasH,Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasH

Versión para impresión

Anteriores

Rafael Arias Hernández

Actualmente es Investigador del IIESES y maestro de la Facultad de Economía de la UV.

Cuenta con  Licenciatura en Economía, por la Universidad Veracruzana. Obtuvo mención honorífica Cum Laude.  Maestría en Economía con especialización en Desarrollo Regional y sub especialización en Historia del Pensamiento Económico. Salt Lake City, Utah. USA. Diplomado por la U.V. en “Habilidades del Pensamiento”.  Alta Dirección AD2 Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas. (IPADE). Becario en los programas Lincon-Juárez y LASPAU.  Asesor académico y maestro de Enseñanza Media, Esc. De Bachilleres Noc. “Art. 3º Constitucional”, Xalapa, Ver. Maestro en la Facultad de Economía, y de la Maestría en Desarrollo Regional. Historia Económica, Desarrollo Económico, Desarrollo Regional, Taller de Investigación, Metodología, Habilidades del Pensamiento y otras cátedras. Maestro en “Técnicas de Debate” de la maestría en Acción Política y Administración Pública, de la Universidad Anáhuac. Xalapa, Ver.

Director General Técnico y Secretario General de la Universidad Veracruzana.

En el Gobierno Federal, fue Delegado Estatal de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial en Veracruz, y Director de Desarrollo Regional en SPP. En el Gobierno del Estado de Veracruz ha sido Asesor Económico, Jefe de Prensa y Comunicación Social, Director General del Instituto Veracruzano de Cultura, Director General de Industria, Comercio y Estadística, Coordinador de Participación Ciudadana, Coordinador Ejecutivo del Comité de Planeación para el Desarrollo (COPLADEVER). SEFIPLAN, (2010)

Miembro de diversas Asociaciones Civiles y ciudadanas, como el Colegio de Urbanistas y Planificadores, el Colegio de Economistas; la Fundación Cambio XXI A. C.; y de la Fundación Colosio A.C. Colaborador de diversas revistas y publicaciones académicas. Articulista de diversos periódicos, y de otros medios de comunicaciones nacionales, estatales y municipales.