¿Elecciones corrompidas y adulteradas?

  • Rafael Arias Hernández
Es clamor generalizado detener y erradicar, tanto ineficiencia y delincuencia gubernamental

A solo 2017 del adiós y a menos de dos meses para elegir a sus sucesores, es clamor generalizado detener y erradicar, tanto ineficiencia y delincuencia gubernamental, como simulación, corrupción e impunidad.

Responsables y culpables se ocupan de continuar y asegurar, la redituable oportunidad de gobernar. Poco o nada les importan las limitaciones y sacrificios de la gente. Lo primero es lo primero: alcanzar o permanecer en el poder, para no poder.

En Veracruz, se confirman retroceso económico, crisis de administración y finanzas públicas, aumento de inseguridad y pérdida de bienestar social.

Sigue la recesión económica estatal que según fuentes oficiales, para el cuarto trimestre de 2017 llego a -3.2%;  -1.5%  en el tercero; -0,5%   en el segundo; y 0.1% en el primero. No hay empleos suficientes, crece la informalidad, la pobreza alcanza a 5.3 millones de veracruzanos y en hambre, se sobrepasa el millón y medio de personas. Se ocupa alguno de los primeros lugares nacionales en corrupción e inseguridad. Fracaso evidente, de los que se proponen asegurar continuidad e impunidad.

Preocupa y alarma opacidad y falta de acceso a información oficial estatal y municipal, ni que hablar de rendición de cuentas y evaluación social. Obligado insistir. 

¿De qué tamaño es el daño recibido y cuál es ya, el acumulado por el gobierno actual? ¿A cuánto asciende el total-total de deuda pública estatal y municipal? ¿Dónde están los miles de millones de pesos presupuestados y desaparecidos? ¿Y los resultados de la entrega recepción? ¿Cuántos despedidos y nuevos contratados van? ¿Renovar o autorizar más concesiones y privatizaciones, para beneficiar a quienes? ¿Cuál es el costo de la reestructuración de la deuda? ¿Es obligatorio sostener a funcionarios ineptos o mediocres con ofensivos supe sueldos y beneficios especiales?

Sin excepciones. Delincuente es también quien no cumple con la obligación de informar.

NO MÁS DE LO MISMO, NI DE LOS MISMOS

Inútil ignorar, ocultar o minimizar los graves problemas que se padecen. Urgente organizarse, movilizarse y participar.

Para empezar no más complacencia y pasividad, ni simulación y complicidad. Forzoso, denunciar y sancionar a responsables y culpables de los malos y peores gobiernos, tanto nacional del PRIVERDE como del estatal PANRD; y desde luego, reconocer lo poco bueno hecho, ya que han costado mucho los escasos logros y avances.

Para impedir pérdidas y desastres, es imprescindible evaluar a todo gobernante y servidor público. A los pasados y, sobre todo, a los presentes, a los que están y ya se van intocables y reciclables. ¿Continuidad de incapacidad y deshonestidad?

Imposible ignorar o minimizar los graves problemas que se padecen.

De ahí que, al mismo tiempo, hay que insistir en señalar que se debe participar responsable y activamente en las elecciones. 

Pero sin ceder ni conceder. No asumir que todo está bien y no hay graves afectaciones y amenazas. Es un error suponer y aceptar que en muchas formas, no están afectadas, manipuladas y condicionadas desde los mismos gobiernos; y que son aprovechadas, por la partidocracia y el hampa electoral que, por si fuera poco usan y abusan recursos públicos y atribuciones gubernamentales para su beneficio o el de sus familiares y socios.

Procesos electorales oficiales que curiosamente, entre más caros y burocráticos, todavía en buena medida, son dudosos y faltos de credibilidad y confianza en sus resultados.

No se elige solo para un cargo, ni a un solo candidato. Evaluar gobernantes que se van, y elegir a los próximos

Hay 3,400 cargos en disputa. Desde los 629 federales como un Presidente de la República, 128 senadores y 500 diputados; hasta los cargos locales, empezando por 9 gobernadores, diputados y Ayuntamientos.

ELECCIÓN DE ESTADO: MANIPULACIÓN E IMPOSICIÓN

Se teme, por innumerables experiencias padecidas, que los intereses dominantes y sus expresiones de poder, dentro y fuera de los gobiernos, intervengan para alterar, orientar y cambiar la voluntad del electorado, recurriendo a todo, incluso modificar voluntades, alterar resultados e imponer decisiones; desde el conteo de votos, el llenado y aprobación de las actas, hasta las deliberaciones y sentencias oficiales.

Por cierto, extraña que el tema electoral no tenga, reconocimiento y debida atención en los fallidos y costosos sistemas anticorrupción. ¿Por qué no se da a la renovación del poder público, la importancia que merece? ¿Qué no recurrentemente, en muchos casos, se ha llegado hasta hacerse uso y costumbre? ¿Por qué se permiten, actividades de manipulación, condicionamiento y clientelismo desde los ámbitos de gobierno, para favorecer e imponer a familiares, socios y cómplices?

En fin demasiadas razones y vivencias respaldan avisos y alertas, sobre conocidas actividades, así como innovadoras prácticas que facilitan la manipulación e imposición electoral, desde los cargos oficiales.

No hacer nada, mantenerse en la pasividad y desinterés es contribuir a la continuidad de la impunidad, es favorecer simulación y corrupción, ineficiencia y delincuencia gubernamental. Es convertir el remedio en parte de la enfermedad.  

LEGITIMIDAD…LEGITIMIDAD

En toda Democracia respetable, un candidato gana y es electo si lo respalda la mayoría. En México y desde luego en Veracruz, no necesariamente es así, se puede ganar con la minoría mayor; es decir, basta y sobra que se tenga más que los otros. De ahí la costumbre de fragmentar el voto; de impedir revocar el mandato; de imposibilitar la segunda vuelta; y de imponer el principio, de corrupción como solución, como “el que no tranza no avanza”. Claro error y defecto que ha permitido, el acceso al poder a minorías, grupos de control sin representación ni respaldo mayoritario.

Además de legal y legítimo, todo gobierno debe ser competente, previsor y transparente; y en todo caso, rendir cuentas y buenos resultados, puntual y permanentemente. No caben entonces ni irresponsabilidad ni ineficiencia; y por tanto se deben erradicar e impedir corrupción, delincuencia e impunidad gubernamental.

No es imperativo, padecer y sostener mediocridad, e irresponsabilidad; mucho menos  corrupción e  impunidad. Si un gobierno no funciona parcial o totalmente. Si es malo o peor, hay que remediar, corregir y sancionar, no simular, encubrir y permitir; mucho menos concesionar o privatizar. Urge gobernar al gobierno.

-Academico.IIESESUV@RafaelAriasH,Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasH

Versión para impresión

Anteriores

Rafael Arias Hernández

Actualmente es Investigador del IIESES y maestro de la Facultad de Economía de la UV.

Cuenta con  Licenciatura en Economía, por la Universidad Veracruzana. Obtuvo mención honorífica Cum Laude.  Maestría en Economía con especialización en Desarrollo Regional y sub especialización en Historia del Pensamiento Económico. Salt Lake City, Utah. USA. Diplomado por la U.V. en “Habilidades del Pensamiento”.  Alta Dirección AD2 Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas. (IPADE). Becario en los programas Lincon-Juárez y LASPAU.  Asesor académico y maestro de Enseñanza Media, Esc. De Bachilleres Noc. “Art. 3º Constitucional”, Xalapa, Ver. Maestro en la Facultad de Economía, y de la Maestría en Desarrollo Regional. Historia Económica, Desarrollo Económico, Desarrollo Regional, Taller de Investigación, Metodología, Habilidades del Pensamiento y otras cátedras. Maestro en “Técnicas de Debate” de la maestría en Acción Política y Administración Pública, de la Universidad Anáhuac. Xalapa, Ver.

Director General Técnico y Secretario General de la Universidad Veracruzana.

En el Gobierno Federal, fue Delegado Estatal de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial en Veracruz, y Director de Desarrollo Regional en SPP. En el Gobierno del Estado de Veracruz ha sido Asesor Económico, Jefe de Prensa y Comunicación Social, Director General del Instituto Veracruzano de Cultura, Director General de Industria, Comercio y Estadística, Coordinador de Participación Ciudadana, Coordinador Ejecutivo del Comité de Planeación para el Desarrollo (COPLADEVER). SEFIPLAN, (2010)

Miembro de diversas Asociaciones Civiles y ciudadanas, como el Colegio de Urbanistas y Planificadores, el Colegio de Economistas; la Fundación Cambio XXI A. C.; y de la Fundación Colosio A.C. Colaborador de diversas revistas y publicaciones académicas. Articulista de diversos periódicos, y de otros medios de comunicaciones nacionales, estatales y municipales.