Corrupción en Veracruz ¿qué de Odebrech y otros?

  • Rafael Arias Hernández
Historia conocida y padecida, desaparecen miles de millones de pesos.

A 179 días del fin, la realidad identifica y señala a los responsables hoy, no a los de la distracción y el entretenimiento de “las cajas chinas”.  Historia conocida y padecida, desaparecen miles de millones de pesos.

Irresponsable ignorar o minimizar información oficial preocupante, difundida por INEGI, en marzo de 2018:

En Veracruz, el 95% de la población de 18 años y más, percibe que en 2017 los actos de corrupción son muy frecuentes o frecuentes; para el país, la percepción fue de 91% de la población referida.

La misma fuente, destaca que el 75% de veracruzanos encuestados declaró que inseguridad y delincuencia es el problema más importante, seguido de corrupción (58%), desempleo (53%), pobreza (35%), y  mal desempeño del gobierno (30.9%).

Continua más de lo mismo, y peor. Imposible ocultar corrupción e inseguridad, recesión económica, desempleo y pobreza. Para colmo administración y finanzas cuestionadas, con deuda pública en aumento y la continuidad de la impunidad. Inocultable y redituable Justicia a modo, para intocables y reciclables.

La enfermedad se complica y crece, afectando al remedio. Para la sabiduría de los veracruzanos, la ineficiencia y delincuencia abundan y caracterizan a los gobiernos.   

En este contexto, continúa llamando poderosamente la atención pública, que persistan y hasta se fortalezcan, acusados y señalados nacional y mundialmente, como destacados ejemplos de corrupción. Grave problema, que no se atiende como debería; y que, en general, ante denuncias, ni siquiera se llega, a una seria y formal investigación oficial.

Entre otros, sobresale el caso de Odebrech en Veracruz, en el que los viejos y nuevos implicados y sus cómplices gozan  de protección y apoyo. Por lo que con toda razón y derecho, se repiten preguntas y reclamos públicos; hoy, corrupción crece y se fortalece.

¿Cómo combatir y erradicar ineficiencia y delincuencia gubernamental, con efectividad, si se hace poco o nada al respecto? ¿Qué tan redituable y fructífera es para muchos políticos, apoyar o facilitar, presencia y actividades de señalados y sancionados en otros países?

Y lo más preocupante, ¿por qué se permite que éstos, con sus viejos y nuevos socios y cómplices en los gobiernos, extiendan sus operaciones para controlar y  explotar recursos y servicios públicos, incluyendo algunos básicos o prioritarios, como el del agua potable para consumo humano.

¿A quienes beneficia la subsidiada y costosa privatización del agua, que ya padecen casi 800 mil habitantes, en los municipios de Veracruz, Boca del Rio y Medellín? ¿Se pretende privatizarla en más municipios?

Llama mucho la atención, que no se exija responsabilidades a los actuales encargados; ni un compromiso coherente, a los candidatos al gobierno del estado y a los diputados al Congreso local.

O qué. ¿Garantizar un derecho humano no es prioritario?

En el mundo, cuando menos en 12 países a operadores de Odebrech y a sus contactos, socios o cómplices, se les denuncia, procesa o castiga. Pero en México, a pesar de todas las denuncias no pasa nada; y eso que está de moda el discurso y la simulación de la anticorrupción.

Desde el principio, se sabe de los alcances de esta famosa empresa o presunto grupo delincuencial, y de su presencia y operación en el Estado de Veracruz.

Lo importante pendiente, sin la debida atención gubernamental

Cuarto año consecutivo de elecciones, con cargo al presupuesto. Y como se esperaba, se prueba y comprueba, que en general, a quienes gobiernan importa más alcanzar y sostenerse en el poder, que atender las necesidades básicas sociales y resolver asuntos públicos prioritarios.

Lo primero es lo primero, favorecerse y beneficiarse en lo personal, familiar o de grupo.

De ahí que corrupción e inseguridad sigan en aumento; al igual que pobreza, hambre y marginación. Muchas de las necesidades básicas sociales no se atienden; ni importantes conflictos y problemas públicos, se resuelven.  Privatizar y concesionar, grandes saqueos y negocios.

Por eso se exige y reclama, que los servidores públicos, en verdad cumplan con la transparencia y rendición de cuentas; simplemente, porque se tiene todo el derecho, de que se informe permanente y puntualmente, para saber que se hizo y que no, para determinar avances y pendientes, aciertos y errores.

El privilegio o distinción de gobernar es, antes, durante y después de todo, la ineludible obligación de servir a la ciudadanía y a la sociedad.

Más y mejor participación, es vital para la democracia, que no puede reducirse solo a la acción de votar, pues participar no termina cuando concluye un proceso electoral.

Imprescindible gobernar al gobierno, para evitar pérdidas y retrocesos, limitaciones y sacrificios; para combatir y erradicar autoritarismo y nepotismo, voluntarismo y arbitrariedades.

Gobernar para que los ciudadanos ejerzan sus libertades, hagan valer sus derechos y cumplan sus obligaciones; para que asuman su condición de protagonistas de su propio desarrollo y bienestar.

Gobernar bien significa hacerlo de manera democrática, atendiendo con eficacia y puntualidad, con evaluación y previsión, las demandas y exigencias de la sociedad, actora principal y protagonista central del desarrollo y, en última instancia, la razón primigenia de todo gobierno.

Fundamental disponer de información actualizada y confiable, accesible y disponible de las actividades gubernamentales.

Ante opacidad e indiferencia persistentes. Obligado insistir, repetir y preguntar. ¿De qué tamaño es el daño recibido y cuál es ya, el acumulado por el gobierno actual? ¿A cuánto asciende el total-total de deuda pública estatal y municipal? ¿Dónde están los miles de millones de pesos presupuestados y desaparecidos? ¿Y los resultados de la entrega recepción? ¿Cuántos despedidos y nuevos contratados van? ¿Renovar o autorizar más concesiones y privatizaciones, para beneficiar a quienes? ¿Cuál es el costo de la reestructuración de la deuda? ¿Es obligatorio sostener a funcionarios ineptos o mediocres con ofensivos supe sueldos y beneficios especiales?

Urge atender a la vez, lo importante y lo urgente.

La corrupción existe y avanza, por no exigir puntual y permanentemente responsabilidades, por simular y dejar pasar culpabilidades.

Imprescindible evaluar a los que están y se van, No solo a los que se fueron y no regresarán. A todos los que gobiernan sin excepción.

-Academico.IIESESUV @RafaelAriasH,Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasH 

Versión para impresión

Anteriores

Rafael Arias Hernández

Actualmente es Investigador del IIESES y maestro de la Facultad de Economía de la UV.

Cuenta con  Licenciatura en Economía, por la Universidad Veracruzana. Obtuvo mención honorífica Cum Laude.  Maestría en Economía con especialización en Desarrollo Regional y sub especialización en Historia del Pensamiento Económico. Salt Lake City, Utah. USA. Diplomado por la U.V. en “Habilidades del Pensamiento”.  Alta Dirección AD2 Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas. (IPADE). Becario en los programas Lincon-Juárez y LASPAU.  Asesor académico y maestro de Enseñanza Media, Esc. De Bachilleres Noc. “Art. 3º Constitucional”, Xalapa, Ver. Maestro en la Facultad de Economía, y de la Maestría en Desarrollo Regional. Historia Económica, Desarrollo Económico, Desarrollo Regional, Taller de Investigación, Metodología, Habilidades del Pensamiento y otras cátedras. Maestro en “Técnicas de Debate” de la maestría en Acción Política y Administración Pública, de la Universidad Anáhuac. Xalapa, Ver.

Director General Técnico y Secretario General de la Universidad Veracruzana.

En el Gobierno Federal, fue Delegado Estatal de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial en Veracruz, y Director de Desarrollo Regional en SPP. En el Gobierno del Estado de Veracruz ha sido Asesor Económico, Jefe de Prensa y Comunicación Social, Director General del Instituto Veracruzano de Cultura, Director General de Industria, Comercio y Estadística, Coordinador de Participación Ciudadana, Coordinador Ejecutivo del Comité de Planeación para el Desarrollo (COPLADEVER). SEFIPLAN, (2010)

Miembro de diversas Asociaciones Civiles y ciudadanas, como el Colegio de Urbanistas y Planificadores, el Colegio de Economistas; la Fundación Cambio XXI A. C.; y de la Fundación Colosio A.C. Colaborador de diversas revistas y publicaciones académicas. Articulista de diversos periódicos, y de otros medios de comunicaciones nacionales, estatales y municipales.