Decepción y simulación, del desastre a la obstrucción en Veracruz. ¿A evaluar y “revisar con lupa”?

  • Rafael Arias Hernández
Primordial reconciliar y reorganizar en la libertad y pluralidad

109 días y adiós al privilegio de gobernar. Inevitables, persisten las obligaciones  de informar, rendir cuentas, ser evaluados y comparecer ante la Justicia, como responsables y culpables.

Primordial reconciliar y reorganizar en la libertad y pluralidad, para aprovechar la oportunidad de, en verdad, cambiar. Hacerlo no significa permitir, fomentar o aprobar ineficiencia y delincuencia; uso y abuso de las instituciones; saqueo y apropiación de recursos y patrimonio públicos, para fines personales, familiares o de grupo.

En los gobiernos, como el de Veracruz, abundan cómplices, socios o comparsas; incluso, contradictoriamente, en órganos de control y fiscalización, como SEFIPLAN, ORFIS y Contraloría General, abundan conocidos expertos, del “todo checa y todo cuadra”

Por años y años, casi todos, aseguran y sostienen que “no pasa nada y todo va bien”; y han aprovechado escándalo y entretenimiento mediático, al constituirse en “superhéroes” perseguidores de conocidos delincuentes encarcelados o prófugos; incluso algunos,  tienen fama  de provocadores del “vómito negro” o descarados “ordeñadores “ para su provecho. Todos simples fortalecedores de la continuidad de la impunidad.

¿Por qué no evaluar su desempeño y efectividad? ¿Por qué se gasta tanto y la corrupción, ineficiencia y delincuencia gubernamental sigue aumentando?

Inaceptable encubrimiento y acompañamiento a comprobados responsables y culpables, de los costosos órganos de simulación de control y fiscalización.

En fin, la problemática crece y se complica, no se resuelve sola, ni por decreto. Indispensable enfrentarla y resolverla, para alcanzar esperados resultados en seguridad, prosperidad y bienestar social. La alternancia empieza el primero de septiembre con nuevas Cámaras de Diputados y Senadores federales.

Los que están y ya se van

En menos de dos años,  Veracruz  pasó de la ferviente  aspiración por la alternancia partidista, a la inocultable  decepción y frustración general, de más de lo mismo y peor;  del incumplimiento de innumerables normas,  promesas y  compromisos, a  la  recurrente y desgastada simulación,  con sus innumerables distractores y entretenimientos; y lo que es peor, muchos de los que están y ya se van, han caído y están entretenidos en la manipulación arbitraria de algunas atribuciones y obligaciones, con clara y evidente intención de obstruir e impedir, de sabotear y afectar, la inminente transición y cambio de gobierno.

Conocida y desesperada actitud de pretender frenar, empantanar, dificultar o retardar, el inminente relevo gubernamental,  para protegerse y favorecerse con la continuidad de la impunidad.

Preciso insistir, que no deben permitirse falta de información oficial y acceso libre; incompleta y superficial rendición de cuentas; y poca o nula participación y   evaluación social actualizada y confiable. Tampoco apresuradas, o a destiempo, adjudicaciones, nombramientos e imposiciones al vapor, de carnales, incondicionales y abyectos. ¿Contralores internos casi eternos?

Para reanudar el esfuerzo, imprescindible saber que se intentó hacer, cuanto se ha recuperado y dónde está; también, precisión clara de oportunidades, riesgos y ventajas disponibles. 

Los problemas determinantes no se resuelven, más bien crecen y se complican. Inocultable inseguridad, junto a recesión económica, desempleo, pobreza y hambre que la retroalimentan. Economía y finanzas en crisis.

¿Por qué persisten y se sostienen costosas ocurrencias y caprichos, improvisaciones y contradicciones de quienes dicen gobernar? ¿A quiénes favorecen estrategia, programas y políticas gubernamentales, caras, incompletas y aisladas? 

¿Por qué no mejorar, sin extender la discusión y de inmediato pasar a la acción, en conocidos y padecidos temas de evidente contradicción entre el decir y el hacer; entre lo que establece la ley y lo que hacen funcionarios y gobernantes?

Legislativo y judicial, ¿poderes, autónomos y respetables?

Discrecionalidad, contra institucionalidad. En el colmo de la incongruencia, no sólo quienes dizque gobiernan, no concuerdan lo que dicen con lo que hacen, ni con los resultados que obtienen, y tampoco con la realidad.

Al no respetar ni fortalecer el Estado de Derecho, al manipular y aprovechar a su conveniencia atribuciones y disposiciones, conferidas al cargo que temporalmente ostentan, con su desempeño incrementan debilitamiento, deformación y parálisis institucional.

En el uso y abuso, del discurso simulador tradicional, con frecuencia afirman y presumen la existencia en la ley, de una división de poderes; exaltándose la autonomía del Legislativo, así como del Judicial.

Cuando en realidad, poco o nada persiste y opera frente al tradicional autoritarismo, discrecionalidad y nepotismo; por el contrario, hasta se amenaza, ofende y presiona a sus integrantes (diputados y jueces) cuando no están de acuerdo, o desobedecen las órdenes del gobernante?

¿Extorsionado o secuestrado, Congreso a modo?

Contra la opacidad

A propósito, saludo a lectores como C. Saramago, quienes preguntan si los electos Presidente de la República y Gobernador Veracruz, ¿ya se comprometieron en disminuir la deuda (con números en cuanto, o en qué porcentaje)?

A reserva de regresar a este interesante e importante tema de la creciente deuda pública, hasta donde me he enterado, no se han fijado formalmente metas cuantitativas, solo externado expresiones de, “se va a endeudar menos”, “se va a disminuir”, y hasta de “no se quiere endeudar más”.

Habría que esperar a toma de posesión, y a programas de gobierno y plan de desarrollo.

Pero por ahora, permítanme insistir, en que éste es precisamente un aspecto importante de incumplimiento de las leyes, pues quienes gobiernan ocultan, distorsionan o manipulan esta información, para facilitar sus decisiones, hacer lo que les conviene o da la gana, e incluso realizar conductas delictivas. 

Contra opacidad e incapacidad gubernamental, hay que insistir y preguntar. ¿De qué tamaño es el daño recibido y cuál es ya, el acumulado por el gobierno actual? ¿A cuánto asciende el total-total de deuda pública estatal y municipal? ¿Dónde están los miles de millones de pesos presupuestados y desaparecidos? ¿Y los resultados de la entrega recepción? ¿Cuántos despedidos y nuevos contratados van? ¿Renovar o autorizar más concesiones y privatizaciones, para beneficiar a quienes? ¿Cuál es el costo de la reestructuración de la deuda? ¿Es obligatorio sostener a funcionarios ineptos o mediocres con ofensivos supe sueldos y beneficios especiales?

Increíble pero cierto. No informan, deforman y manipulan; impiden, limitan y posponen conocimiento y  evaluación pública.

-Academico.IIESESUV @RafaelAriasH,Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasH  

Versión para impresión

Anteriores

Rafael Arias Hernández

Actualmente es Investigador del IIESES y maestro de la Facultad de Economía de la UV.

Cuenta con  Licenciatura en Economía, por la Universidad Veracruzana. Obtuvo mención honorífica Cum Laude.  Maestría en Economía con especialización en Desarrollo Regional y sub especialización en Historia del Pensamiento Económico. Salt Lake City, Utah. USA. Diplomado por la U.V. en “Habilidades del Pensamiento”.  Alta Dirección AD2 Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas. (IPADE). Becario en los programas Lincon-Juárez y LASPAU.  Asesor académico y maestro de Enseñanza Media, Esc. De Bachilleres Noc. “Art. 3º Constitucional”, Xalapa, Ver. Maestro en la Facultad de Economía, y de la Maestría en Desarrollo Regional. Historia Económica, Desarrollo Económico, Desarrollo Regional, Taller de Investigación, Metodología, Habilidades del Pensamiento y otras cátedras. Maestro en “Técnicas de Debate” de la maestría en Acción Política y Administración Pública, de la Universidad Anáhuac. Xalapa, Ver.

Director General Técnico y Secretario General de la Universidad Veracruzana.

En el Gobierno Federal, fue Delegado Estatal de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial en Veracruz, y Director de Desarrollo Regional en SPP. En el Gobierno del Estado de Veracruz ha sido Asesor Económico, Jefe de Prensa y Comunicación Social, Director General del Instituto Veracruzano de Cultura, Director General de Industria, Comercio y Estadística, Coordinador de Participación Ciudadana, Coordinador Ejecutivo del Comité de Planeación para el Desarrollo (COPLADEVER). SEFIPLAN, (2010)

Miembro de diversas Asociaciones Civiles y ciudadanas, como el Colegio de Urbanistas y Planificadores, el Colegio de Economistas; la Fundación Cambio XXI A. C.; y de la Fundación Colosio A.C. Colaborador de diversas revistas y publicaciones académicas. Articulista de diversos periódicos, y de otros medios de comunicaciones nacionales, estatales y municipales.